ZF ha iniciado la producción de un nuevo sistema de cinturón de seguridad con control retráctil activo, de nueva generación, denominado ACR8. Este dispositivo combina los factores de seguridad tanto activa como pasiva y está diseñado para ajustar el cinturón de seguridad en situaciones críticas antes de un posible impacto. Puede activarse con la información generada por los sistemas de seguridad activa y de asistencia al conductor a bordo. Es compatible con sistemas como el frenado de emergencia autónomo (AEB) o la asistencia de dirección evasiva (ESA).

El sistema ayuda a mantener al ocupante en una mejor posición mientras trabaja en conjunto con otras restricciones de los ocupantes, tales como airbags durante un choque. El ACR8, acrónimo de Active Control Retractor representa una salto generacional del pretensor retractor activo desarrollado por la multinacional germana. ZF fue pionera en esta tecnología a partir del año 2002 en colaboración con Daimler y desde entonces la tecnología ha evolucionado con constantes mejoras para la integridad física de los ocupantes del vehículo.

“La nueva generación se está lanzando al mercado en el Mercedes-Benz CLS-Class y destaca por su diseño aún más compacto, peso reducido y nuevas funciones de software”, señala Norbert Kagerer, vicepresidente senior de ingeniería de la Unidad de Negocio de Sistemas de Seguridad para Pasajeros de ZF. “Esta es otra contribución de ZF hecha hacia Vision Zero: el transporte por carretera sin emisiones ni accidentes”, añade Kagerer.

 

Marzo-abril 2019