a) Actitudes del secuestrado

Trata de controlar las emociones.

No seas un informante fácil. Escucha, analiza y responde.

No indiques dónde vives, resiste hasta el último momento.

Minimiza tu situación social y nivel económico.

Ofrece lo que tienes en ese momento, no des falsas expectativas.

No comentes la posibilidad de que tu familia puede conseguir el dinero.

Si te presionan a tal punto de obtener tu dirección, únicamente proporciona un teléfono.

b) Actitudes del familiar que atiende la demanda del secuestrador

Mantén la calma y permanece callado; escucha atentamente.

Habla cuando permitan hacerlo.

No contradigas, tampoco cedas.

Encara una actitud negociadora.

Ofrece una cifra pequeña.

Resalta que no puedes conseguir el dinero tan fácilmente.

Denuncia el secuestro a la policía.