Por Héctor Hernández Álvarez

Es un hecho, la crisis de salud se ha convertido en crisis económica y se agudizará con el paso del tiempo. No obstante, lo que para algunos puede resultar en pérdidas irreparables, para otros puede no ser tan grave. Por supuesto, esto, dependiendo del nicho de mercado al que se dirija una empresa.

Efectivamente, las empresas exitosas como cualquier organización o individuo se caracterizan, en primer lugar, por lograr la supervivencia. Y sólo después de haberla conseguido, se puede pensar en desarrollarse. La clase empresarial mexicana; independientemente que se traten de pymes o grandes empresas, no deben esperar a que un gobierno les resuelva sus problemas económicos.

Es un hecho que el gobierno de AMLO no es socialista, ha quedado más que claro este punto. Pero sí es asistencialista y clientelar. Al más puro estilo de la vieja clase política mexicana. Conceder microcréditos a pymes claramente no es la solución. Pero ¿Quién hará a entender al presidente? La respuesta es muy sencilla ¡Nadie! Ciertamente, él está preocupado por no desatender a su base electoral. Lamentablemente y por lo general, apartada e ignorante de la doctrina científica en política.

Como se habrán dado cuenta ya, esto no es ni por asomo un artículo moralista. El empresario mexicano debe velar por sus propios intereses; inclusive, si esto significa hacer descuentos o despidos a su personal.

Por su parte, la resiliencia, definida como la capacidad de volver a recuperar el estado en el que un organismo independiente se encontraba antes de recibir un daño significativo, es la clave para salir victoriosos después de la tormenta.

Por supuesto, dependerá de la actividad económica que desempeñe la empresa. Si usted, por ejemplo, se dedica a la salud y tiene un negocio como una farmacia. O se dedica a la logística de envíos a domicilio, este artículo muy probablemente no sea para usted. Sin embargo, si no está en la categoría de productos o servicios <<esenciales>> ante la actual situación social, continúe leyendo, podría serle de mucha utilidad.

Consejos concretos para alcanzar la resiliencia

  • Reducir al mínimo o desparecer gastos no esenciales: olvídelo, el gobierno no le quitará impuestos ni le dará apoyos. Sólo ocasionará que se endeude si accede a sus microcréditos. En cambio, reduzca su carga de gastos. Despida al personal no esencial si es que no puede mantenerse. Recuerde que la supervivencia de la organización es lo más importante para usted y sus socios. Aunque, cuidado, sea prudente, puede que se requiera más inversión en actividades como el costo de adquisición de clientes, no haga que su empresa se debilite demasiado internamente.
  • Detectar vulnerabilidades de sus adversarios y usarlos a favor. Ocupe la innovación como principal arma: esto aplica en todas las cosas de la vida. Ciertamente, sacado de los libros de teoría política Realista como el arte de la guerra o el príncipe de Maquiavelo. Detecte los puntos débiles de su competencia y úselos a su favor. Quizá su competencia sea imprudente y no se adapte a las nuevas reglas del juego. Pregúntese, qué lo hace a usted y a su empresa diferentes y ocúpelos como su principal arma.
  • Mida adecuadamente el riesgo: esta crisis terminará tarde o temprano. Aunque, dejará secuelas. Pregúntese, hasta qué punto su empresa puede resistir. Qué debería usted de limitar y qué debe potenciar. No descarte la posibilidad de asociarse, si es posible, en nuevos tipos de negocio que resultarán beneficiados ante esta crisis (ejemplo: farmacia o e-commerce).

<<Hay mucha tela de dónde cortar>> todo depende de su situación en particular. Pero en general, los consejos que le brindé ut supra le serán de mucha ayuda. Para cualquier duda en especial, no dude en contactarme por medio de mis redes.

Facebook: @hectorhernandezalv, e-mail: hector.hernandezaz@udlap.mx

 

Mayo-junio 2020