El pasado 26 de septiembre se realizó la novena sesión mensual de la AMEXSI de este año. Fue una de las sesiones más concurridas y, de acuerdo con lo informado por el presidente del organismo, Arturo Martínez Avalos, la membresía sigue creciendo.

En esta ocasión el conferencista invitado fue Carlos Seoane Noroña, sin duda una de las máximas autoridades cuando se habla del secuestro en nuestro país. En su intervención, el especialista aseguró que: “el panorama esperanzador que nos daba la disminución del delito de secuestro se ha oscurecido. Durante el año, mes con mes se había presentado una disminución constante en este delito, pero después hubo un fuerte incremento”.

“Cada mes rompemos récord en violencia y crecen prácticamente todos los delitos de alto impacto. El secuestro no fue la excepción, se incrementó 23.9% respecto al mes de abril, al pasar de 117 carpetas de investigación iniciadas en el  mes de abril a 145 carpetas de investigación iniciadas en el mes de mayo”.

Sin embargo, persiste una disminución de 19.4% si comparamos los primeros 6 meses del gobierno de Enrique Peña Nieto, donde ocurrieron 1,206 secuestros, con los primeros 6 meses del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, donde ocurrieron 971.

La concentración del delito de secuestro en algunas entidades es alarmante, 7 de cada 10 secuestros ocurren en Veracruz, Estado de México, Ciudad de México, Puebla, Tamaulipas, Morelos y Guerrero. En la Ciudad de México, el delito de secuestro ha repuntado 103.4% en lo que va del año, si lo comparamos con los primeros cinco meses de 2018.

El número de carpetas de investigación por secuestro en la CDMX pasó de 7, entre enero y abril de 2018, a 26 en el mismo periodo de este año. Tan sólo en enero, la Procuraduría General de Justicia capitalina abrió 16 indagatorias por este delito. Todos los casos fueron de tipo “extorsivo”. Esto significa que la CDMX ya es la cuarta entidad a nivel nacional con los mayores índices delictivos en secuestro, según datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP).

Y a nivel nacional, las cifras de plagios también van al alza, mientras el año pasado hubo 361 carpetas de investigación iniciadas en el fuero común, este año sumaron 463, por lo que el promedio diario pasó de tres a cuatro plagios.

De acuerdo con cifras de la organización Alto al Secuestro, la alcaldía Cuauhtémoc tiene el mayor número de plagios, con 13 privaciones ilegales a la libertad, seguido de Iztapalapa, con 11 delitos, y en tercer lugar se encuentra la Gustavo A. Madero, con siete secuestros.

La entidad con más secuestros entre enero y abril de este año fue Veracruz, con 133, cifra 150.9 por ciento mayor a la registrada por la entidad en el mismo lapso de 2018, cuando acumuló 53. Los únicos estados libres de secuestro en dicho periodo fueron Baja California Sur, Durango y Yucatán.

“Las penas mínimas por secuestro de 1955 a 2014 se incrementaron de 5 a 40 años de prisión, y la pena máxima aumentó 100 años, pasó de 40 a 140 años. Pero, ¿eso ha hecho que el secuestro baje? ¿sirven 500 años de condena para disuadir a los delincuentes? Obviamente no”.

“¿Y cuál es el panorama para 2020? Hay dos caminos: opción A, sigue igual que como estamos de mal; opción B, algo pasa y milagrosamente nos curamos”.

 

Noviembre-diciembre 2019