Por  Paloma Torres

La digitalización ha ofrecido nuevas oportunidades de negocio a las empresas, pero también nuevas necesidades de protección de los datos. Estos se han convertido en el activo más valioso para las organizaciones y requieren un tratamiento específico para poder disponer de ellos en cualquier momento, con la seguridad como factor clave.

Proteger los datos de una organización constituye cada día más una enorme fuente de preocupación para sus responsables, que deben buscar soluciones para una enorme variedad de potenciales riesgos. A los tradicionales casos de replicación de datos para prevenir posibles desastres físicos o en la infraestructura, se une la necesidad de eliminar los riesgos de accesos no autorizados desde el exterior.

“Protegernos de los ciberataques es cada día más complicado ante la necesidad creciente de abrir el acceso remoto de nuestros usuarios a las aplicaciones corporativas”, explica Fernando Bravo, solutions presales business line products de Fujitsu. Es por ello que debemos estar preparados con unas buenas políticas de backup que puedan asegurar que nuestros datos siguen ahí, accesibles, incluso ante el caso de que se produzca una de estas contingencias.

La implementación de la nueva tecnología digital no solo requiere una actualización de los sistemas de TI existentes, sino que también precisa cambios en otras áreas, como los procesos comerciales, las estrategias y la cultura corporativa. En la nueva era digital, la innovación está representando un papel significativo, cambiando la forma en que las empresas utilizan la tecnología, adquieren servicios, así como comparten, usan y almacenan datos, y es aquí donde los departamentos de TI están potencialmente perdiendo el control y los riesgos de seguridad se multiplican.

Apostar por máxima seguridad

Como indica Fernando Bravo, “desde hace años, en Fujitsu contamos con la ayuda de nuestros socios Veritas y Commvault, expertos y auténticos líderes en el mercado de soluciones de protección y gestión del dato”. Disponer de esta doble fuente, independientes de un determinado proveedor de infraestructura, permite a la compañía nipona ofrecer soluciones que se ajustarán a prácticamente cualquier necesidad y situación. A sus reconocidas soluciones de software de backup y archivado, el portfolio disponible incluye también avanzadas appliances, desarrolladas expresamente para extraer el máximo provecho de las funcionalidades del software, ofreciendo diversas opciones de escalabilidad y rendimiento, pero siempre incluyendo sofisticadas medidas de protección interna de los datos, que simples “servidores con discos” no pueden asegurar.

Por otro lado, Fujitsu también dispone de appliances de propósito general capaces de integrarse con prácticamente cualquier entorno de backup, incluso en situaciones en las que varias soluciones conviven simultáneamente. Así, ETERNUS CS800 está dirigido a organizaciones que requieren desde unos pocos TB hasta 1 PB de capacidad en disco (por supuesto, con la posibilidad de aumentar este límite gracias a la deduplicación). Además, son fácilmente integrables en entornos con Veeam Backup o de Veritas.  ETERNUS CS8000 ofrece ahora también interfaces de objetos para permitir a las organizaciones consolidar cualquier dato en el dispositivo, caracterizado por sus prestaciones (hasta 150 TB/h en escritura y en lectura) y sus avanzados sistemas de automatización de procesos (realización de múltiples copias en disco local y remoto o gestión de cintas).

Para una mayor protección ante posibles situaciones extremas, Fernando Bravo señala: “Contamos con la opción de salvaguardar nuestros datos en cintas, para lo cual en Fujitsu disponemos de la gama ETERNUS LT de librerías, además de las que nos proporcionan nuestros soc

Nuevos entornos de trabajo

Además, con la llegada de la pandemia, los entornos de trabajo se han visto obligados a gestionar el negocio de forma remota. De ahí que un acceso seguro a los datos corporativos sea primordial dentro de la estrategia corporativa. Fujitsu asegura que es fundamental la implantación de una gestión de vulnerabilidades, para conocer los riesgos en sus activos y así, ayudar a la toma de decisiones técnicas y de negocio, mediante cuadros de mando e informes personalizables.

La seguridad inteligente para el dato de Fujitsu viene a reforzar la explosión de datos sin precedentes que el mundo está experimentando. A principios de 2020, se creaban alrededor de 1,7 megabytes de datos nuevos por segundo, por cada uno de los 8.000 millones de humanos en el planeta. Ahora, con las circunstancias excepcionales en las que se encuentra el mundo con la pandemia de COVID-19, la afluencia de datos ha aumentado exorbitantemente y el número puede haberse duplicado o incluso, triplicado.

Por eso, contar con los mejores recursos para la disponibilidad del dato no es solamente una opción, se convierte en un valor añadido que aportar a las organizaciones para cuidar sus principales activos: la información y los datos. Desde hace años, la multinacional se adelantó en su visión sobre la importancia del dato creando soluciones y servicios que han aportado confianza a los negocios, sumando tecnología inteligente de seguridad ante riesgos.

 

Mayo-junio 2020