El acceso no autorizado a una máquina y la manipulación de parámetros, además de afectar los procesos de producción pueden implicar un peligro a los operarios. En estos casos, es recomendable la implementación de sistemas de seguridad fiables y efectivos que eviten la exposición a múltiples riesgos y garanticen la seguridad en las máquinas. A través de la tecnología RFID es posible gestionar el arranque de una máquina, sustituyendo a las llaves de acceso convencionales y aportando un sistema a prueba de manipulaciones.

Los interruptores de seguridad Serie NG (Metálico) y Serie NS (Tecnopolímero), de Eprom Electrónica, son la solución ideal para aportar seguridad en maquinaria industrial. Estos interruptores se utilizan en máquinas que permanecen en condiciones de riesgo por largos periodos de tiempo, incluso después de que las máquinas se han apagado, por ejemplo, debido a la inercia mecánica de las poleas, discos de sierra, piezas bajo presión o altas temperaturas. También se pueden utilizar cuando es necesario controlar la seguridad de la máquina permitiendo la apertura de las protecciones sólo bajo condiciones específicas.

Una de las principales características de estos interruptores, es que se pueden conectar en serie hasta 32 dispositivos, manteniendo el máximo nivel de seguridad (PLe+SIL3) según las normas EN 13849 1, EN 62061. Esto indica la presencia de una estructura extremadamente segura en el interior de cada interruptor individualmente.

La tecnología RFID da una codificación diferente para cada pestillo y hace que sea imposible de manipular el interruptor con cualquier otro pestillo que no pertenezca a la misma serie y que no tenga el código correspondiente. Los pestillos pueden tener millones de diferentes combinaciones de codificación y por lo tanto se clasifican como pestillos con un alto nivel de codificación, según la norma ISO 14119.

Actualmente los interruptores de seguridad de la serie NG incluyen nuevas versiones con pulsadores integrados para proporcionar funciones de control y señalización. Es posible acoplar y conectar uno, dos o tres pulsadores dentro del interruptor, a través de bloques de terminales con una conexión de resorte PUSH-IN.

El robusto sistema de bloqueo garantiza una fuerza de retención del pestillo (puerta) de 9750N (Serie NG) y 2100N (Serie NS). Actualmente unos de los valores más altos disponibles en el mercado, haciendo de estos dispositivos adecuados para aplicaciones pesadas.

 

Mayo-junio 2019