Captura de pantalla 2015-11-24 a las 02.31.58¿Alguna vez ha conocido a alguien que no cuenta con los recursos para adquirir un medicamento?

Con las nuevas modalidades de comercio electrónico, ya no resulta raro encontrar sitios que nos ofrecen medicamentos a muy bajo costo. La facilidad con la que se puede abrir una página de “Facebook” o publicar algún producto en sitios como “Mercado libre”, hacen que los delincuentes tengan a la mano herramientas para comercializar medicamentos robados, falsificados o incluso, caducos.

Roberto Atilano Cruz, Director de Seguridad de Teva Farmacéutica, habló para Xtrem Secure, sobre la seguridad en la Industria farmacéutica que, como bien dijo -no es uno de los principales problemas de seguridad, pero sí representa un problema a nivel Nacional, por poner en riesgo la salud de las personas- . “Los principales retos que enfrenta la Industria, son el robo a la Cadena de Suministro y la falsificación de medicamentos, esos son los dos grandes temas”, aseguró Atilano Cruz y, explicó a grandes rasgos, cómo ocurre el fenómeno de la piratería; “hay grandes regiones en el mundo donde se produce este tipo de medicamento falso, en muchas ocasiones es hasta placebo y lo publican con el nombre de la marca. En América Latina, podría decirte que Perú es uno de los países que presenta más este tipo de situaciones y hay una gran influencia por las mafias asiáticas que son las que están siempre un pie adelante en el tema de la falsificación”.

Lamentablemente, los delincuentes han encontrado otro nicho de mercado, se trata de las clínicas y hospitales de salud pública, dónde frecuentemente los medicamentos están agotados o no se surten a los pacientes; por lo que en las afueras de los nosocomios, personas ofrecen medicamentos a muy bajo costo, sin ninguna garantía.

Roberto Atilano relata que para la seguridad y fiabilidad de los medicamentos existen muchos candados, pero los deincuentes logran colocar sus productos a través del mercado informal como los tianguis, atrayendo a la gente con el precio bajo de producto y los consumen sin saber de donde provienen; reveló que los medicamentos más falsificados son los indicados contra el dolor y problemas gástricos, como el Paracetamol y la Ranitidina.

La Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), informó que del 2013 a la fecha se han triplicado las denuncias por circulación de medicamentos falsos. “El medicamento está en los primeros 10 lugares de robo de los delincuentes; lamentablemente el robo a transporte también ha aumentado y ese es el otro gran problema. En Teva Farmacéutica, estamos utilizando tecnología en el transporte y obviamente en nuestros centros de distribución y almacenes se ha dado protección con la ayuda de tecnología y guardias”, dijo Atilano Cruz. Pese a que no es un problema al que se le esté dando mucha relevancia, sí la tiene, debido a que se pone en riesgo la salud de las personas al consumir un medicamento falso, el tratamiento no tendrá el efecto que esperan o presentará reacciones adversas, incluso pueden provocar la muerte. En el 2013, “Pfizer” dio a conocer un estudio que revela que algunos ingredientes encontrados en medicamentos falsificados son

pintura, tinta de impresora, anfetaminas, cafeína o polvo de talco y, que los medicamentos para la disfunción eréctil, se encuentran entre los más falsificados. La Organización Mundial de la Salud (OMS), también ha alertado sobre medicinas contaminadas con tóxicos, como arsénico y raticidas. Cifras de la Cofepris muestran las notificaciones por

reacciones adversas a medicamentos:

  • 2010: 18,412
  • 2011: 19,495
  • 2012: 22,339
  • 2013: 35,386
  • 2014: 26,000

Los Estados con mayor incidencia son: el Distrito Federal, Estado de México, Jalisco, Puebla, Guanajuato, Baja California, Baja California Sur, Hidalgo, Aguascalientes, Nayarit, Oaxaca, Quintana Roo, Chiapas, Veracruz, Durango, Coahuila, Guerrero y Chihuahua.2027

Roberto Atilano Cruz, indicó que es poco probable que en el mercado formal se estén vendiendo productos falsificados; sin embargo, considera más probable que se comercialice un producto original robado. También sugirió al público, comprar en lugares autorizados como farmacias y centros comerciales, para evitar ser engañados.