SAFEGUARDING INTANGIBLE ASSETS
Michael D. Moberly, Editorial Butterworth-Heinemann

“Asegurando los Bienes Intangibles”, el autor se llama Michael D. Moberly. Este libro fue
editado hace cuatro ó cinco años y nos hace especial referencia a ese cambio de paradigma que estamos teniendo
en las organizaciones en donde los bienes tangibles pasan a tener mucho menos impacto en la economía de una
empresa. Cada vez más los negocios migran a estos modelos intangibles, como son la información, la imagen, el
prestigio, la credibilidad y la reputación.
Las empresas están empezando a entender que si alguien ataca sus bienes informáticos no tiene que romper con un camión la malla ciclónica, sólo necesita tener un punto vulnerable, que normalmente es un empleado que accidental o deliberadamente ha roto la cadena de seguridad para atacar a una empresa.
En este libro el autor nos va haciendo referencia, en doce capítulos, de la reflexión de qué son los bienes intangibles.
Debemos entender que no sólo estamos hablando de la informática, sino el hecho de que se impacte a la imagen de la empresa, así sea en redes sociales, diciendo que la empresa participa en algún entramado delictivo o discriminatorio, o de malas prácticas de gobierno o empresarial, le puede costar mucho a una organización y nos da reglas para poder gestionar internamente no nada más desde el punto de vista de la seguridad, y eso es lo valioso de este libro, sino que involucra a todas las áreas de la empresa.

Y habla de un factor que es muy importante para el profesional de la seguridad, que debe ser manejado en el día a
día en la empresa, que es el proceso de cuidado en la gestión de los bienes intangibles y que debe ser parte de la
cultura de las empresas, de la distinción de lo que son los bienes intangibles y la propiedad intelectual de la empresa
y entra a un punto fundamental que es medir el desempeño de las seguridad de los bienes intangibles y qué tipo de
entrenamiento tiene que recibir, en materia de bienes intangibles todo nuestro personal.
Habla del problema de que los bienes intangibles están mucho más expuestos a problemas desde adentro de la
empresa, de las estrategias y del panorama que, a partir del 2015, se veía venir y que se está volviendo realidad.
Creo que este es uno de los textos que pueden abrirle un campo al ejecutivo de seguridad bajo el principio que
muchas veces he planteado: no debemos estar donde la pelota está sino donde la pelota va a estar. Tenemos que
ver hacia el futuro y tratar de estar listos para enfrentar y ayudar a nuestra empresa a enfrentar eficientemente las
nuevas y futuras amenazas. Hasta la próxima.