El CCN ha querido concienciar a las empresas sobre la necesidad de que sus perfiles en redes sociales estén protegidos, por lo que ha creado un decálogo de buenas prácticas sobre esta cuestión.

Ésas son sus diez recomendaciones:

– Emplear contraseñas robustas y renovarlas periódicamente.

– Activar el modo de verificación en dos pasos, estableciendo un segundo factor de autenticación vía SMS, correo electrónico, etc.

Utilizar una contraseña diferente para cada cuenta y red social, y no repetir la misma contraseña en diferentes perfiles de redes sociales, sitios webs o cuentas corporativas.

– Habilitar la opción de envío de alertas de inicio de sesión.

– Revisar con frecuencia la configuración de los perfiles, ya que las plataformas actualizan de forma rutinaria sus configuraciones de seguridad y de privacidad.

– No acceder a enlaces ni abrir ficheros adjuntos que presenten cualquier indicio o patrón fuera de lo habitual, principalmente si lo envía alguna persona desconocida.

– No abrir enlaces acortados sin conocer previamente el enlace original. Por tanto, se hacen necesarias herramientas que permitan conocer la URL extendida que está oculta.

– Tener precaución con los enlaces que se reciban a través de mensajes directos, ya que son uno de los principales vectores de ataque.

– En caso de detectar una intrusión, notificar a la red social, cambiar la contraseña y denunciar

– No ofrecer información personal en Internet del gestor de la cuenta de la organización.

Estas recomendaciones y otras están disponibles en la sección de ciberconsejos de su web.

Septiembre-octubre 2019