Ante todo, mantén la calma. Respira profundamente.

Efectúa movimientos lentos,  ya que el nerviosismo en el que se encuentran los asaltantes puede provocar reacciones violentas.

No opongas resistencia, menos si los delincuentes portan armas.

Trata de memorizar lo que escuches.

Nunca veas a los asaltantes a los ojos.

Acata al pie de la letra las instrucciones de los asaltantes.

Evita cuestionar a los asaltantes, enojarte o insultarlos.

En caso de disparos, tírate al suelo y cúbrete la cabeza.

No persigas a los asaltantes.

Trata de recordar todos los detalles.

Si los delincuentes escapan en un vehículo memoriza y anota el número de placas, el modelo, el color y marca.

Ya habiéndose retirado los asaltantes, avisa a las autoridades.

No toques ningún objeto que haya sido usado por los delincuentes.