El riesgo es un gran motivador para el desarrollo de la tecnología, dice Miguel Ángel Carlos Jaime en el evento 2 conferencias un solo lugar, organizado por ALAS México.

Para Miguel Ángel Carlos Jaime, Ex Director Ejecutivo de Prevención de Fraudes y Seguridad Corporativa de Grupo Financiero Santander, la evolución que ha tenido la banca en la implementación de tecnologías se ha generado con base a las vivencias de riesgo y factores críticos “el riesgo es un gran motivador para el desarrollo de la tecnología que debe ser aplicada en todos los niveles” dice, desde los procesos de selección con herramientas de detección facial, seguridad de las instalaciones, salvaguarda de información, operaciones digitales etc.

La banca sigue creciendo día a día. En el país hay 13,000 oficinas bancarias, 51,000 cajeros, 174 millones de tarjetas de crédito, se realizan 1150,000 millones de transferencias electrónicas anuales, transferencias por vía celular 15.2 millones, hay 37 millones de usuarios en internet; ante esto el reto es contar con elementos y herramientas que permitan administrar y controlar tal cantidad información, sin duda un tema de costo – beneficio a fin de un mayor nivel de protección.

Los profesionales de seguridad deben pensar cuál es el tratamiento a dar para los riesgos que sufre la banca desde geológicos, tecnológicos, delincuencia organizada, asalto, robo interno, externo, cibernético, opina Carlos Jaime, “tenemos que incorporar estrategias y planes maestros pues la tecnología nos tiene que ayudar a matizar y dar un resultado”.

Actualmente La Banca está trabajando en la implementación de sistemas biométricos en todo el sistema financiero para lograr la identificación de los clientes, a la fecha existen pocas sucursales, pero continúan en este proceso de desarrollo de nuevos productos y servicios.  Hoy día La Banca invierte 2,400 millones de pesos en seguridad, solamente en monitoreo Cibernético, pruebas de estrés, hackeo, certificaciones del personal y esquemas de monitoreo. Hay un gran mundo de inversión y oportunidad y depende de la creatividad de los usuarios de la tecnología para que se pueda adaptar, aplicar y hacerla congruente para usarla en beneficio, pero es importante también contar con un marco regulatorio.

 

Marzo-abril 2019