España.- Las seguridad en el hogar es de vital importancia, nos permite disfrutar de nuestra vivienda sin riesgos innecesarios y de forma más cómoda, aportando una mayor tranquilidad, sabiendo que está protegida frente a intrusos o algún tipo de accidente doméstico.

España es el segundo país con más robos según explica un informe del instituto criminológico británico de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), presentando 50,000 robos al año. Las ciudades más propensas al robo son Madrid, Sevilla y Melilla. El caso de Melilla es muy curioso, se cree que sus 6.5 robos por cada 1,000 habitantes es porque solamente 4/10 hogares están asegurados allí.

A día de hoy existen muchos sistemas tecnológicos que sirven para mantener una vivienda lo más segura posible, a continuación presentamos los sistemas más empleados para proteger nuestra seguridad y evitar intrusos.

DOMÓTICA Y SEGURIDAD EN VIVIENDAS

La domótica es la puesta en marcha de la tecnología en el interior de una edificación, ayudando a automatizar y controlar un hogar haciéndolo cada vez más autosuficiente e inteligente. La domótica se puede aplicar en muchas áreas, como es en el ahorro de energía, pero una de la más importantes es en la seguridad de las viviendas.

La domótica crea una red de seguridad en todo el hogar, ya que son sistemas que controlan todo lo que ocurre dentro de la edificación (intrusos, humo, fuego…) protegiendo de esta forma la vida de las personas y sus bienes más preciados.

A continuación, presentamos el sistema automatizado más empleado para proteger un hogar y para sentirnos más seguros.

ALARMAS DE SEGURIDAD EN VIVIENDAS

Las alarmas son el principal sistema utilizado para prevenir robos y protegernos de los posibles problemas domésticos, controlando el estado de la vivienda y sus ocupantes a través de determinados sistemas, que suelen ser sensores que perciben cambios en el medio (como de sonido, temperatura, infrarrojos, vibración…). También está el clásico teclado, donde se debe colocar la clave acertada.

Una función muy importante de las alarmas de seguridad es que pueden automatizar ciertas acciones cuando “saltan” debido a un intruso, como proteger las ventanas con persianas de seguridad resistentes a los golpes, encender una sirena que avisa del posible robo, llamar a la policía…

Las alarmas de seguridad preparadas para proteger la vida de los ocupantes, también realizan ciertas acciones cuando se activan, por ejemplo el sensor antihumos puede disparar agua para apagar un posible incendio.

Hoy en día las alarmas de seguridad cada vez son más eficientes, inteligentes, intuitivas y están conectadas a la vivienda, pudiendo observar desde el teléfono móvil si existe alguna anomalía en la vivienda, sintiéndonos más seguros y cómodos cuando dejamos la estancia durante unos días, aprovechando mejor las vacaciones, época donde más robos se producen.

Todos los sistemas de alarma que se encuentran estratégicamente situados en el hogar, suelen estar conectados a alguna central donde se controla la seguridad, ya sea la policía, los bomberos, o a la central de protección de la empresa donde se ha contratado la seguridad de la vivienda.

Existen muchos tipos de alarmas de seguridad que proporcionan diferentes prestaciones según las necesidades de cada persona, sin embargo cabe destacar como novedad los beneficios de las alarmas sin cuotas, que son kits completos que perfectamente el usuario puede instalar él mismo y autogestionar, ya que al no estar conectada a una central de seguridad avisan directamente al propietario que se encarga de gestionar cualquier eventualidad y proporcionan un mayor ahorro económico frente a las alarmas convencionales.

Ahora ya no hay ninguna excusa para no sentirte más seguro y cómodo en tu hogar.

Mayo-junio 2018