La recuperación en sectores considerados no esenciales, pero importantes para la economía mexicana como el turismo, el esparcimiento y recreación se dará en un periodo de 2 a 3 años.

Por Dainzú Patiño

En materia de actividad económica preocupa más cómo le irá a México en 2021 y 2022, que en 2020, por la lenta recuperación que se está vislumbrando, especialmente para los sectores no esenciales, y las condiciones en que se dará el regreso a las actividades después de las restricciones por coronavirus.

“Yo me enfocaría más en expectativas para el mediano plazo que cada vez son más pobres. Lo que realmente preocupa no es 2020, sino 2021 y 2022; el mediano plazo. Si la economía no se recupera rápido en los próximos años, si no empezamos a ver tasas de crecimiento consistentes con un país emergente como el nuestro, vamos a tener implicaciones negativas sobre la estabilidad de las finanzas públicas”, comentó Alejandro Saldaña, economista en Jefe de Grupo Financiero Ve por más (Bx+).

El banco espera un rebote de 1.8% del PIB en 2021, “lo que es relativamente modesto considerando una caída de 7.1% en 2020”, explicó Saldaña en videoconferencia.

El menor crecimiento y la lenta recuperación en el mediano plazo se esperan en vista del gran impacto económico por el paro de actividades para evitar la propagación del Covid-19 en México, que será uno de los más pronunciados a nivel mundial, pero también un lento crecimiento e incluso caídas en indicadores desde 2019, como la inversión.

“El problema de crecimiento en nuestro país no se origina tanto con la pandemia, ya venía mostrando cierta preocupación desde 2019, las expectativas venían cada vez menores, los niveles de inversión no levantaban y esto lastimaba nuestro potencial de crecimiento económico”, agregó Saldaña.

A los factores que inciden en la lenta recuperación económica que tendrá el país, se agregan las condiciones en que regresarán a operar los sectores, pues se requerirán de nuevas medidas en materia sanitaria, capacidad; lo que tendrá implicaciones financieras para las empresas.

Los mayores retos y tiempos de recuperación se esperan para los sectores más afectados, los considerados no esenciales, como el turismo, entretenimiento, y en el caso de bienes, el de la confección textil.

“Pensamos que la debilidad en la generación de empleo e incertidumbre pospongan el consumo de este tipo de productos y servicios, esto va a tomar al menos unos dos a tres años”, estimó el economista.

Esta menor demanda generará implicaciones para las entidades donde se concentran este tipo de actividades; por ejemplo: en la Ciudad de México se genera el 31.5% del PIB nacional del sector de esparcimiento y recreación; en Nuevo León el 9.3% y en Baja California Sur el 7.6%.

¿De verdad se acerca la reactivación económica mundial?

Mientras que Quintana Roo genera el 15.9% del PIB nacional del sector de alojamiento temporal y preparación de alimentos y bebidas, Ciudad de México contribuye con el 12.3% y Jalisco con el 8.1%.

En tanto, Puebla, Estado de México e Hidalgo lideran la producción de insumos textiles con 15.9%, 15.5% y 12.7% del PIB nacional del sector, respectivamente.

Mayo-junio 2020