Toda crisis también genera oportunidades, y éstas se presentan con distinta intensidad en cada sector y segmento empresarial, destacó.
El ámbito de las micro y pequeñas empresas (mypes), que representa un 95% de todo el tejido empresarial, presenta unas características intrínsecas a su forma de operar, que hoy en día son una ventaja comparativa importante: versatilidad y resiliencia, comentó.
A diferencia de una mediana o grande, que enfrenta costos fijos elevados, las mypes pueden reinventarse o adaptarse rápidamente, sostuvo.
Los activos con los que cuentan pueden ser vendidos más fácilmente, y sus bienes inmuebles adecuarse para ser usados en actividades distintas a las realizadas originalmente con relativa flexibilidad, manifestó.
En este sentido, la a microempresa es, por ejemplo, el segmento que más rápido viene repagando sus créditos reprogramados, lo que se refleja en un saldo claramente a la baja en estas ayudas del sector financiero a dicho sector, refirió.
Las mypes, también, se han visto beneficiadas por nuevos créditos del sistema financiero, y su segmento formal ha podido acceder a un flujo importante de recursos provenientes de los programas Reactiva Perú y el Fondeo de Apoyo Empresarial a las Micro y Pequeñas Empresas (FAE-Mype) a tasas históricamente bajas, indicó.
De cara al futuro, Asbanc recomendó a las mypes considerar los siguientes consejos:
1. Adoptar medios de pago virtuales: la nueva normalidad ha reforzado, como nunca, las ventajas de usar medios de pago distintos al efectivo. En un contexto, en el que todas las personas buscan reducir el contacto físico, los medios de pago virtuales representan una alternativa ideal para hacer transacciones.
Las cifras muestran que las operaciones por canales virtuales ya han superado con creces a aquellas en canales presenciales, y se prevé que esta tendencia se mantenga.
Al mismo tiempo, se proyecta una aceleración del proceso de transformación digital de las empresas y negocios en los distintos sectores y actividades económicas.
2. Actuar dentro de la formalidad: si bien es cierto que la decisión de actuar fuera de la formalidad muchas veces responde a una evaluación racional de beneficios y costos, es importante hacer un esfuerzo por formalizar operaciones, en particular en el segmento mypes.
Así, es relevante, también, que desde el Estado se genere incentivos para acelerar dicho proceso. Una muestra de ello lo han representado los programas de inyección de recursos vía préstamos como Reactiva Perú y el FAE-Mype, los que se han dirigido específicamente a empresas formales.
De esta forma, la adopción de los medios de pago virtuales debiera representar un primer paso hacia la formalización de una mype informal. Y es que, aún sin contar con historial de crédito, la información del flujo de efectivo es un insumo clave para el acceso a futuro a financiamiento o a otros productos o servicios financieros.
3. Ver a las entidades financieras como aliados: hoy las entidades financieras son el aliado ideal para el segmento mype, por lo que se debe recurrir a ellas tanto para reprogramar créditos previos como para conseguir nuevo financiamiento.
Actualmente, las entidades financieras no solo están cumpliendo las funciones de asesores financieros sino también, de asesores técnicos que vienen facilitando la adaptación de las mypes a la nueva normalidad.
Por ejemplo, a aquellas empresas que siguieron operando y necesitaban adaptar sus negocios a las nuevas condiciones, se les brindó liquidez para afrontar el corto plazo. A las empresas que no pudieron operar en un inicio pero que lograron reactivarse poco después, se les brindó capital de trabajo con periodos de gracia, que les permitieran respirar.
Finalmente, a aquellas empresas que necesitaron transformarse porque sus actividades no iban a reiniciar en un plazo identificable, se les otorgó financiamiento con un plazo de gracia mayor y cuotas bastante accesibles, siempre con el objetivo de garantizar su sostenibilidad operativa y financiera. Se trata, pues, de buscar soluciones que permita que las empresas sigan operando.
Hoy más que nunca, las mypes deben sacar provecho de su resiliencia y capacidad de reinvención, y confiar en sus proyectos de negocio para que, de la mano del consejo experto y de recursos de las entidades financieras, puedan impulsar sus ideas de negocio en esta nueva normalidad, señaló Asbanc.
https://www.xtremsecure.com.mx/septiembre-octubre-2020/