Manteniendo a los niños sanos y salvos, consejos fáciles para defenderlos del delito. Este libro es una recopilación de textos de varios autores editado a finales del siglo pasado, principios del 2000, en donde se trata de proteger lo más valioso que tenemos: nuestra niñez, nuestra juventud.

Los niños y los jóvenes son una población desvalida en casos de riesgos delictivos por su propia condición de fragilidad. En este libro los autores nos hablan de la reflexión de cómo proporcionar a nuestros hijos la capacitación que se requiere para sobrevivir adecuadamente en esta era de delito.

Habla de cómo están en peligro nuestros hijos en las escuelas, en los parques, en los centros comerciales. Toca temas como las pandillas, los traficantes, los ladrones, los abusadores, y todo enfocado a qué hacer para tratar de prevenir y preparar a nuestros hijos para que eviten ser víctimas del delito.

En una fácil lectura, habla de cómo comienza la seguridad en casa, cómo debemos enseñar a nuestros hijos algunos principios y fundamentos de la seguridad, cómo involucrarlos en los programas que han sido más exitosos sobre la seguridad residencial, que son los de seguridad vecinal.

Nos dice: nunca asuma cosas, porque el asumir que no hay peligro es el primer paso para padecerlo. Qué hacer cuando los hijos están solos en el hogar, cuando se van de fiesta. O al ir de compras o de viaje. Cómo a veces, cuando salimos de nuestra rutina, olvidamos lo que es la seguridad.

Este libro resulta fundamental para todos los padres de familia en sociedades como las que vivimos en América Latina, en donde las cosas ya no son como eran cuando nosotros fuimos jóvenes o niños, cuando todavía a las 8 ó 9 de la noche podíamos estar en la calle jugando con nuestros amigos y no había problema.

Hoy en día la gente se pregunta qué tanto deberíamos alertar, o robar de alguna forma la inocencia de los niños, al avisarles de estos peligros. Sin embargo, por experiencia, podemos decir que el reto para el hombre o la mujer de seguridad, que además de ser de esta actividad son padres de familia, es poder darles a los hijos las mejores herramientas para que no sean víctimas de un incidente de riesgo y daño.

Consideramos que estos dos libros son muy útiles para que ustedes complementen una más de las aristas del conocimiento de un especialista en seguridad, y además son útiles para el día a día en nuestros hogares.