Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en google
Compartir en email
Compartir en whatsapp

MADRES DE NORMALISTAS SE MANIFESTARÁN EN LA ONU POR VISITA DE PEÑA NIETO

WASHINGTON (Proceso).- En busca de apoyo del Papa Francisco en su gira por Estados Unidos, así como de senadores y representantes del Congreso de este país, cinco madres de estudiantes normalistas desaparecidos mantienen un peregrinaje que incluirá la Asamblea General de la ONU a la cual acudirá el presidente Enrique Peña Nieto.

La señora Hilda Legideño Vargas, madre de Jorge Antonio Tizapa Legideño, desaparecido hace un año junto con 42 de sus compañeros en Iguala, explica al reportero en entrevista: “Tenemos que salir de México a buscar apoyo en el extranjero para poder encontrar a nuestros hijos, porque no le creemos al gobierno de Enrique Pena Nieto”.

El gobierno federal, añade, “es el responsable de lo que ocurrió a nuestros hijos. El señor Peña Nieto debe saber muy bien qué fue lo que pasó, porque fueron sus fuerzas policiales las que se los llevaron”.

En la pequeña peregrinación, el martes 22 la señora Legideño Vargas y las otras cuatro madres mencionadas recorrieron varias oficinas de senadores y representantes federales del Congreso estadunidense pidiendo atención a su “tragedia histórica”, para generar presión internacional sobre el gobierno de Peña Nieto.

Aparte de acudir al Capitolio, tenían la intención de entrevistarse con el Papa mientras realizaba su gira por Estados Unidos tanto la señora Legideño Vargas como Blanca Luz Nava Vélez, madre de Jorge Álvarez Nava; Hilda Hernández Rivera, mamá de César Manuel González Hernández; Luz Mariah Telumbre Casarrubias, progenitora de Christian Alfonso Rodríguez Telumbre, y Angélica González González, madre de José Ángel Navarrete González.

El encuentro con el pontífice era su principal intención de este viaje. “Pero vamos a recurrir a todos los personajes que se pueda, porque queremos saber de nuestros hijos. Es por eso que andamos difundiendo, tanto en México como en otros países, nuestra causa”, dice entre lágrimas la señora Legideño Vargas.

En las oficinas y pasillos del Capitolio, en Washington, repartieron copias del Informe del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que echó abajo la “verdad histórica” emitida por el gobierno de Peña Nieto sobre lo ocurrido la noche del 26 de septiembre del 2014.

La entrevista se realiza unas horas después de que solicitaron la audiencia con el Papa, con quien idealmente se querían reunir este domingo 27 de septiembre en Filadelfia.

“Desde el 27 de enero (de 2014) el gobierno de Peña Nieto quiso cerrar el caso, pero nosotros como padres no lo vamos a permitir”, expresó la señora de 43 años de edad que, originaria de Tixtla, Guerrero, dejó de ver a su hijo cuando éste tenía 21.

Manifestación ante Peña Nieto

Las cinco madres de los normalistas siguieron al Papa Francisco a todos los lugares que visitó en Estados Unidos, buscando que se les concediera la audiencia. Pero su peregrinación no terminó con el fin de la gira papal, pues planeaban irse de Filadelfia a la Ciudad de Nueva York el domingo 27 para hacerse presentes en Manhattan y manifestarse ante el edificio de las Naciones Unidas, donde este lunes 28 Peña Nieto hablará ante la Asamblea General del organismo multilateral.

Legideño Vargas hace un balance de lo que ha vivido junto a las otras 42 madres desde hace un año:

“La sociedad y la prensa saben muy bien por lo que hemos pasado. Algunos nos han acompañado, y otros nos han atacado. Desgraciadamente el gobierno nos engañó desde un principio. Nos hizo creer que nuestros hijos estaban muertos, pero gracias a Dios esa versión ha sido desmentida por el grupo de peritos argentinos. Ya después el gobierno sacó lo del basurero de Cocula, versión que también fue dese­chada por el grupo de expertos.

“Y nosotros como padres no podemos dar por muertos a nuestros hijos. Nosotros continuamos buscándolos con vida, porque no hay certeza científica de que están muertos.”

Luego muestra signos de irritación cuando, con voz quebrada, dice que “el señor Murillo Karam es un ser insensible que nos hizo mucho daño. Lo que estamos exigiendo es que también se investigue a ese señor. A todos los que estuvieron involucrados en esa ‘mentira histórica’”.

–¿Confían en la procuradora Arely Gómez González? –se le pregunta.

–No, tampoco. Claramente con esto que sacó está demostrando que quieren proteger su versión histórica. Pero el grupo de expertos ya desmintió eso. Así que no, no confiamos ni en la nueva procuradora.

Apoyada en las conclusiones del informe del GIEI, insiste en que el Ejército mexicano estuvo involucrado en la desaparición de los 43 jóvenes normalistas.

“Es por eso que hemos ido a las instancias militares, al Batallón 27 de Iguala, pues nos indicaron que ahí probablemente los tenían. Sin embargo, nos respondieron que no nos permitirían entrar. Lo único que recibimos fueron represalias, pero no nos vamos a callar. Vamos a continuar porque es a nuestros hijos a quienes estamos buscando.”

Acusa lo mismo al entonces alcalde de Iguala, José Luis Abarca Velázquez, que al propio mandatario estatal.

“Desgraciadamente allá en Guerrero uno y otro funcionarios se protegen. El gobernador de Guerrero era antes priista y se pasó al PRD. Y el presidente municipal no está procesado por la desaparición de los jóvenes, sino por la muerte de un luchador social. El gobierno y la delincuencia organizada en Guerrero son lo mismo; es el tipo narcogobierno que tenemos allá en Guerrero.”

–¿Cree que Peña Nieto está encubriendo a Abarca?

–Están encubriéndose unos y otros. ¿Cómo es posible que a estas alturas no se haya investigado a Ángel Aguirre? Nosotros en todas las reuniones preguntamos por qué no se investiga a estas personas. Dicen que no tuvieron participación, pero como gobernantes deben saber lo que pasa en su estado.

Lo justo, señala, es que el gobierno de México castigue a todos los responsables.

Se queja de las intimidaciones que los padres de los normalistas han recibido del gobierno, pues éste nos “ha puesto a sus fuerzas, a los militares, a sus policías, cuando vamos a alguna actividad pública. Nos han reprimido, no nos han dejado pasar. Algunos padres han recibido amenazas para que ya no continúen. Tales amenazas anónimas señalan que si proseguimos nos puede pasar algo. Pero estamos buscando a nuestros hijos”.

En Nueva York, la señora Legideño Vargas, además de manifestarse ante las Naciones Unidas por la presencia de Peña Nieto en el organismo, se reunirá con el padre de su hijo desaparecido, quien se vino de Guerrero hace 17 años a trabajar en la Gran Manzana en pos de un mejor futuro para su familia.

Ante la posibilidad de que no se concretara la audiencia con el Papa Francisco, la madre de José Antonio no descartó que los padres de los 43 estudiantes opten por solicitar una audiencia con el jerarca católico en el Vaticano.

Plantea que nunca descansará hasta encontrar a su hijo, que la causa de los padres de los 43 normalistas continuará de manera incansable, y externa su hartazgo por la manera en que algunos medios de comunicación en México, en especial las televisoras, abordan el caso de Iguala.

“Tenemos –confió– mucho coraje contra las televisoras de México, Televisa y Televisión Azteca. Sabemos que son las televisoras oficiales del gobierno, y lo único que hemos recibido de ellas es un daño emocional, porque son las que transmiten la información gubernamental. Nosotros ya no confiamos en las televisoras; únicamente en los medios independientes y libres”, remata Legideño Vargas antes de partir a Nueva York.

Fuente: Proceso

Contáctanos

    Nombre (requerido)

    Teléfono (requerido)

    Correo electrónico (requerido)

    Mensaje