Honda se está prepara para la llamada 4ª Revolución Industrial, en la que usará inteligencia artificial y big data no sólo para crear robots como el conocido ASIMO, si no también para diseñar automóviles más seguros y más personalizados.

Uno de los mejores ejemplos es el HANA (Honda Automated Network Assistant), el asistente personal desarrollado por la firma japonesa equipado con inteligencia artificial que ya es capaz de leer las emociones del conductor y ajustar elementos del auto automáticamente como la música, la temperatura y otros factores que afectan a su estado anímico y su atención a la carretera.

Al igual que en otros sistemas de inteligencia artificial, la emociones pueden monitorizarse a través de sensores diseñados para detectar cambios en la respiración o en el latido del corazón, que son indicadores del estado de ánimo del conductor.

También se usan cámaras de reconocimiento facial, que pueden ver si al conductor se le están cerrando los ojos, si bosteza o sonríe. Por ejemplo, Affectiva, el prototipo de inteligencia artificial desarrollado por el MIT Media Lab, ha acumulado un repositorio de datos de hasta 7 millones de rostros analizados en 87 países diferentes.

Los datos recogidos por este tipo de dispositivos de inteligencia emocional se podrían combinar con los recogidos por otros sistemas de conducción, como el de control de permanencia en el carril. Además, compartir esta información con otros vehículos contribuiría a mantener la seguridad en las vías de circulación y evitar accidentes. Según expertos del sector, más de un 90% de los accidentes de tráfico son causados por errores humanos, a menudo relacionados con el estado de ánimo de la persona que está al volante.

En los últimos años han aparecido sistemas de asistencia a la conducción basados en sensores capaces de comunicar a los conductores el estado del tráfico o el riesgo de accidentes en tiempo real. El coche inteligente sabe mucho sobre cómo monitorizar el parque de autos que circula por una vía, pero todavía sabe poco sobre sus ocupantes humanos; pero ya hay avances.

 

Mayo-junio 2019