1. Cámara WIFI LESHP

Con un precio muy accesible, la LESHP es una cámara HD con conexión a internet, que te da la tranquilidad de saber en todo momento qué ocurre en tu casa o el interior de tu negocio.

La cámara se maneja desde cualquier dispositivo mediante Sricam, una app gratuita muy sencilla (quizá demasiado) que puede dar problemas si usas el sistema operativo de Apple.

Con ella puedes enfocar o girar la cámara hasta casi 360° (80° en vertical y 355° en horizontal).

Además de ver las imágenes en directo, puedes programar la opción de grabar en una tarjeta microSD de hasta 128 Gb. Es mucha más capacidad, por ejemplo, que la que admite la cámara de seguridad YI, de modo que dispondrás de imágenes grabadas durante más tiempo.

El detector de movimiento es muy sensible, y puede saltar incluso con los cambios de luz. Pero a cambio es programable para que le indiques con qué intensidad de movimiento debe hacer saltar las alarmas, que se envían directamente a tu móvil.

También puede grabar imágenes nocturnas, en un perímetro de hasta 10 metros.

  1. FREDI 360 grados

La cámara FREDI tiene todos los boletos para estar en este Top 3: un precio razonable, todas las prestaciones básicas y una buenísima valoración de los usuarios en internet.

Quizá lo único que te pueda echar para atrás a la hora de comprarla es que requiere colocación fija, cuando hay otras como la LESHP o la Yi que incluyen su propia base y por lo tanto puedes cambiarlas de lugar según te convenga.

Sin embargo, la instalación es sencilla. Su lugar natural es el techo y, una vez colocada, la cámara es tan discreta que te olvidarás de que está ahí.

La imagen es muy nítida, tanto a distancia como con el zoom y, si bien la calidad no es oficialmente Full HD, la resolución se acerca tanto que casi no notarás la diferencia.

El objetivo de ojo de pez permite obtener una visión de 360°, tanto de día como de noche, gracias a unos discretos sensores infrarrojos.

Las funciones se controlan mediante una app móvil, que responde bien en cualquier sistema operativo. Sin embargo, es importante tener en cuenta que el software no está planteado para usar desde la PC.

Incluye también detección de movimiento, alertas en el móvil y audio bidireccional, para poder mantener conversaciones a distancia.

¿Cómo escoger la mejor cámara de vigilancia para interior?

  • Lo primero es pensar dónde vas a colocarla. Muchas cámaras de interior ya vienen con una base para que te ahorres tener que instalarla en la pared, evitando agujeros de taladro. De este modo puedes cambiar de habitación sin complicaciones, dependiendo del lugar que necesites monitorizar.Si tienes claro que vas a dejar la cámara fija, por ejemplo en la puerta de casa, puedes optar por una de pared o techo, que son bastante fáciles de colocar, y una vez instaladas te olvidas de ellas. Al ser de interior, un parámetro a tener en cuenta es el diseño. La mayoría son pequeñas y discretas, ya sea en forma de ojo (domo) o alargadas (bullet).
  • Aunque ya prácticamente todas las cámaras son IP, las de precio medio no suelen admitir WiFi de 5 Ghz. También es necesario que la señal de WiFi sea de gran intensidad, porque si no es posible que la recepción de imagen sea floja o incluso llegue intermitentemente. Si realmente no quieres colocarla en otro lugar con mejor recepción, puedes instalar un repetidor de internet en cualquier enchufe cercano.
  • Por último, hay que hacer una llamada a la seguridad. Casi todas las cámaras permiten proteger las imágenes con contraseña, y no deberías dejar de hacerlo. Si no, lo que pasa en tu casa podría ser accesible para cualquier hacker con un mínimo de conocimiento técnico y demasiado tiempo libre.

Enero-febrero 2020