Las redes sociales son el lugar más vulnerable para iniciar un ataque informático; es muy importante vigilar qué información se comparte.

Las redes sociales son el lugar más vulnerable para iniciar un ataque informático en la actual era de la transformación digital.

El segmento más grande de los ataques cibernéticos es el robo de identidad, por lo que las redes sociales son un lugar de alto riesgo”, advirtió Marcos Nehme, director de tecnología para América Latina y el Caribe de la empresa RSA Security.

“Tú puedes confiar y aceptar la invitación de alguien, pero no puedes validar que sea en realidad la persona que tú conoces, por lo que se podría tratar de un defraudador”.

Por eso, en las empresas y gobiernos es muy importante tener cuidado con el tipo de información que comparten las personas, mencionó, ya que se podrían estar compartiendo datos que pongan en riesgo a esa organización mediante las redes sociales.

Yo no voy a poner en una red social los horarios de mis hijos, lo mismo pasa con una empresa o un gobierno”, ejemplificó.

Así, las personas deben estar capacitadas para conocer cómo comportarse en las redes sociales y para saber qué tipo de información es más sensible compartir.

“Debemos educar cada vez más a las personas, dar educación continua a nuestros hijos, empleados, clientes y socios para que realmente sepan qué información compartir y cómo hacerlo”, subrayó

Defraudadores cada vez más sofisticados

En charla para López-Dóriga Digital, Nehme indicó que la transformación digital también trae otros retos, como la sofisticación de los ataques informáticos.

También los defraudadores utilizan metodologías cada vez más innovadoras, trabajan en ataques nuevos y se modernizan” advirtió.

Esto generar amenazas a la seguridad informática cada vez más grandes, apuntó, y aunque es prácticamente inevitable sufrir un ataque, las organizaciones deben estar preparadas para evitar que los ciberdelincuentes roben información delicada.

Inclusive organizaciones pequeñas, como una Pyme, también tienen alto riesgo ya que, al ser una de las empresas más indefensas, es uno de los objetivos preferidos para quienes desean ingresar a una empresa más grande debido a que suelen ser proveedores, socios o clientes de otras compañías.

Por eso deben crearse normativas y penalidades cada vez más fuertes, porque solamente así la gente va a implementar procesos y tecnologías nuevas, además de educar a sus empleados para reducir el riesgo”, reiteró Nehme.

 

Mayo-junio 2019