La manera en la que nos comunicamos a todos los niveles ha cambiado mucho en los últimos años. El uso del correo electrónico en muchas situaciones ha perdido peso frente a la mensajería instantánea. Hoy utilizamos diferentes aplicaciones para móviles con las que podemos estar en contacto fácilmente con otras personas sin necesidad de enviar un e-mail. La cuestión es que en ocasiones las utilizamos para enviar información o documentos importantes. Usar las aplicaciones de mensajería instantánea podría traer consecuencias negativas para la seguridad y privacidad. Vamos a dar algunos consejos.

El riesgo de sustituir el e-mail por la mensajería instantánea

A la hora de mandar documentos importantes, incluso firmarlos, responder a mensajes corporativos o compartir información confidencial, el correo electrónico sigue siendo un lugar mucho más fiable que las aplicaciones de mensajería instantánea. Sin embargo la inmediatez, la facilidad de uso en muchos casos, hace que utilicemos herramientas como WhatsApp que puedan sustituirlo.

Podemos ver que incluso las propias empresas envían facturas y documentos a los clientes mediante aplicaciones de este tipo. Los propios clientes pueden enviar sus datos personales por estos medios, así como enviar archivos variados.

El problema es que esto puede poner en riesgo nuestra seguridad y privacidad. Especialmente si no ponemos en práctica consejos y recomendaciones básicos para ello podría darnos problemas.

No envíes información sensible

Una de las pautas más importantes es no enviar información sensible a través de este tipo de aplicaciones. Con esto nos referimos a tener cuidado a la hora de enviar o recibir documentos que contengan datos personales o información confidencial.

No sabemos realmente quién podría acceder a ese dispositivo, si tiene algún tipo de malware o cómo podrían administrar la información. Por tanto nuestro consejo es no utilizar este tipo de medios para enviar o recibir documentos importantes. El correo electrónico es más seguro en estos casos.

Cuidado con los archivos que descargamos

Normalmente nuestros proveedores de correo electrónico tienen funciones para detectar posibles amenazas. Nos informan en caso de que un archivo pueda ser peligroso e incluso puede bloquearlo. Los programas de mensajería instantánea también tienen herramientas así en muchos casos, pero no son tan precisas.

Por tanto hay que tener cuidado a la hora de descargar archivos que recibamos por estos medios. No sabemos si puede contener alguna amenaza que pueda dañar nuestro sistema.

Ten en cuenta que el número es visible

Cuando contactamos por correo electrónico podemos hacer pública con la persona o personas que contactamos nuestra dirección. Sin embargo a la hora de usar aplicaciones como WhatsApp estamos haciendo que nuestro número sea visible. ¿Queremos realmente que tengan el número?

Esto es algo que hay que tener presente cuando queramos utilizar este tipo de comunicación. En muchas ocasiones las empresas pueden permitir el envío de documentos por WhatsApp, por ejemplo. Sin embargo estamos entregándoles nuestro teléfono.

Las conversaciones no siempre son cifradas

Los programas de mensajería instantánea más populares cuentan con cifrado de extremo a extremo. El problema es que hay otras aplicaciones secundarias que no tienen estas medidas de seguridad. Esto hace que lo que enviamos pueda ser interceptado.

Consejos generales para mejorar la seguridad

Utilizar antivirus

Nuestros dispositivos tienen que contar con software de seguridad. Es la mejor forma de mantener la seguridad y evitar la entrada de malware. Esto hay que aplicarlo sin importar el tipo de dispositivo o sistema que utilicemos.

Dispositivo y aplicaciones actualizados

Por supuesto hay que contar siempre con las últimas versiones. Tanto los dispositivos como las aplicaciones que utilicemos tienen que estar actualizadas a la última versión. Así evitaremos posibles vulnerabilidades que sean aprovechadas por atacantes.

Cuidado con programas no oficiales

Por último y no menos importante, hay que tener cuidado con los programas no oficiales. Es cierto que algunas aplicaciones pueden tener versiones adicionales que cuentan con algunas mejoras y funciones interesantes. Sin embargo si queremos preservar nuestra seguridad y privacidad es importante no instalar software que no sea oficial.

Septiembre-octubre 2019