Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en google
Compartir en email
Compartir en whatsapp

JORGE LUIS BORGUES Y MIGUEL DE CERVANTES: EL AJEDREZ COMO METÁFORA DE LA VIDA

Por Pablo Ricardi

El ajedrez significa y representa mucho más que el rótulo de “juego-ciencia” que se le endilga. El ajedrez puede entenderse también como metáfora de la vida, tal como lo concibieron ilustres de la talla de Jorge Luis Borges y Miguel de Cervantes.

En el ensayo “Kafka y sus precursores”, Jorge Luis Borges afirma “En el vocabulario crítico, la palabra precursor es indispensable, pero habría que tratar de purificarla de toda connotación de polémica o rivalidad. El hecho es que cada escritor crea sus precursores. Su labor modifica nuestra concepción del pasado, como ha de modificar el futuro”. Así, Borges convalida una especie de intertextualidad temática entre escritores y pensadores a través de los tiempos.

Leamos uno de los dos sonetos que Borges escribió sobre el ajedrez. En él está presente el determinismo, lo inexorable del devenir humano.

“Tenue rey, sesgo alfil, encarnizada reina, torre directa y peón ladino sobre lo negro y blanco del camino buscan y libran su batalla armada.

No saben que la mano señalada del jugador gobierna su destino, no saben que un rigor adamantino sujeta su albedrío y su jornada.

También el jugador es prisionero (la sentencia es de Omar) de otro tablero de negras noches y de blancos días.
Dios mueve al jugador, y éste, la pieza.

¿Qué Dios detrás de Dios la trama empieza de polvo y tiempo y sueño y agonías?”

El poema de Borges

Notamos que en el primer terceto se menciona a Omar. ¿Quién es Omar? Es Omar Khayyam (1048-1131), sabio persa que dejó su huella tanto en las matemáticas como en la poesía. Compuso numerosos cuartetos conocidos como “Rubaiyat”. Fue traducido del árabe al inglés por el poeta Edward Fitzgerald (1809-1883) y de esa versión traduce al castellano una parte de la obra Joaquín V. Gónzález (1863-1923), educador riojano, siempre presente en nuestros libros de historia. Y entre las “Rubaiyat” de Omar encontramos el siguiente cuarteto:

“Nosotros, piezas mudas del juego que Él despliega sobre el tablero abierto de noches y de días, aquí y allá las mueve, las une, las despega, y una a una en la Caja, al final, las relega”.

Hay consonancia temática entre los versos de ambos poemas.

También Cervantes en El Quijote

Y podemos agregar en la misma línea la mención que hace Cervantes en El Quijote acerca del ajedrez. Es un pasaje de la segunda parte en que El Quijote compara la Comedia con la vida misma y Sancho le responde:

“Pues lo mesmo –dijo don Quijote– acontece en la comedia y trato deste mundo, donde unos hacen los emperadores, otros los pontífices, y finalmente todas cuantas figuras se pueden introducir en una comedia; pero llegando al fin, que es cuando se acaba la vida, a todos les quita la muerte las ropas que los diferenciaban, y quedan iguales en la sepultura.

“Brava comparación –dijo Sancho–, aunque no tan nueva, que yo no la haya oído muchas y diversas veces, como aquella del juego del ajedrez, que mientras dura el juego cada pieza tiene su particular oficio, y acabándose el juego todas se mezclan, juntan y barajan, y dan con ellas en una bolsa, que es como dar con la vida en la sepultura”.

Estos grandes escritores utilizan como referencia al ajedrez para pensar el destino del hombre y su andar a través del tablero de la vida.

 

Contáctanos

    Nombre (requerido)

    Teléfono (requerido)

    Correo electrónico (requerido)

    Mensaje