Apple y Huawei diseñan su propio software, procesadores, módems y teléfonos.

Huawei Technologies ofrecerá el viernes la primera visión de un software interno que algún día podría reemplazar a Android de Google, un paso importante para reducir su dependencia de la tecnología estadounidense.

Con el nombre en código ‘Hongmeng’ o ‘Ark’, el sistema operativo de larga gestación pronto podría llegar a televisores inteligentes y teléfonos de gama baja.

El sistema operativo representa el cambio de Huawei hacia la autosuficiencia, en vista de que las sanciones estadounidenses le cortaron el acceso a tecnología vital y la escalada de aranceles entre Estados Unidos y China pone en peligro una cadena de suministro global cuidadosamente orquestada.

Los esfuerzos de Huawei realmente reflejan el objetivo de Apple: desarrollar líneas de suministro y producción verticalmente integradas que ayuden a reducir la exposición a las fuerzas del mercado inclementes, los proveedores poco confiables y eventos impredecibles como disputas comerciales internacionales.

El nuevo entorno hostil está poniendo a prueba no solo el eslogan “Diseñado en California, ensamblado en China” de Apple, sino la preparación general de dos gigantes que fabrican teléfonos inteligentes ante la fracturación del modelo ‘Hecho en China’ de hace décadas.

Este es un vistazo a la dependencia de Apple y Huawei de proveedores externos.

Sistema operativo: la fortaleza de Apple siempre ha sido la integración de software con hardware, y tiene un control absoluto sobre iOS.

Huawei está tratando de hacer lo mismo con Hongmeng, pero tiene todo por demostrar, a partir de hoy. En el futuro previsible, Huawei seguirá dependiendo de Android para sus teléfonos inteligentes convencionales, especialmente fuera de China. Ventaja: Apple.

Ecosistema de software: la enorme fortaleza de iTunes, la App Store y un seguimiento dedicado de desarrolladores entusiastas de aplicaciones es una ventaja enorme y rentable para el negocio móvil de Apple.

Huawei necesitará desarrolladores para crear aplicaciones valiosas para su ecosistema, que es otro importante signo de interrogación alrededor de Hongmeng. Ventaja: Apple.

Procesadores: ambos diseñan sus propios procesadores pero ninguno controla su producción real. En cambio, confían en Taiwan Semiconductor Manufacturing Co. para ensamblarlos y en un brazo de SoftBank Group Corp. para las licencias que necesitan para diseñar semiconductores. Ventaja: ninguno.

Memoria y almacenamiento: SK Hynix Inc., Samsung y Micron Technology Inc. se encargan de las necesidades de almacenamiento de los dos fabricantes de teléfonos inteligentes.

El dúo coreano tiene una ventaja significativa en los módulos de RAM. Ni Apple ni Huawei tienen la capacidad de producir sus propios chips de almacenamiento, aunque Huawei lanzó recientemente la Tarjeta de memoria Nano. Ventaja: ninguno.

Pantalla: Samsung es el mayor proveedor de las pantallas orgánicas de diodos emisores de luz que usa Apple para sus dispositivos iPhone X y XS de primer nivel. Otros, como Japan Display y LG Display proporcionan paneles de pantalla de cristal líquido para modelos similares al iPhone XR y anteriores.

Si bien Huawei va por el mismo lado, depende cada vez más del proveedor de equipo local BOE Technology Group Co. para sus paneles OLED, que están comenzando a ganar clientes más allá de China. En resumen, ninguno es capaz de hacer la fabricación en sí. Ventaja: ninguno.

Módems: esenciales para la conectividad móvil, los módems serán cada vez más importantes con la transición a la tecnología 5G de próxima generación. Apple recientemente acordó comprar la división de módems de Intel, un paso hacia el diseño de sus propios chips 5G.

Pero Huawei ya se encuentra entre los líderes en este frente y anunció el módem Balong 5G01 en febrero. Al igual que con los procesadores, ninguno tiene sus propias instalaciones de silicio, por lo que volverán a depender de fundiciones especializadas. Ventaja: Huawei

Ensamblaje: Apple y Huawei dependen en gran medida de ensambladores como Hon Hai Precision Industry Co., también conocida como Foxconn. Ambos también recurren a otros fabricantes por contrato taiwaneses –como Pegatron Corp., Compal Electronics Inc. y Quanta Computer Inc.– en diversos grados, mientras que Huawei también confía en Flex Ltd. Pero a diferencia de Apple, que decidió hace años externalizar gran parte de su producción global a China, Huawei opera algunas líneas altamente automatizadas para fabricar teléfonos de la serie P de primer nivel. Ventaja: Huawei

Otros: Apple y Huawei confían en una gran cantidad de empresas en otras partes de su producción de teléfonos inteligentes.

Las empresas estadounidenses Skyworks y Qorvo proporcionan módulos de radiofrecuencia para facilitar las comunicaciones 3G y LTE. La empresa holandesa de semiconductores NXP es el proveedor de referencia de piezas NFC requeridas para pagos sin contacto. Sony Corp. es el líder indiscutible en sensores y módulos de cámara. Y Corning Inc., financiada por Apple, suministra vidrio templado. Ventaja: ninguno.

Apple y Huawei parecen ser los cerebros que orquestan un enorme cuerpo internacional de músculo de ingeniería. Diseñan su propio software, procesadores, módems y teléfonos, pero finalmente tienen que entregar esos planes a una legión de proveedores y fabricantes transnacionales.

 

Julio-agosto 2019