Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en google
Compartir en email
Compartir en whatsapp

HONDA HR-V UN CROSSOVER CON ASPIRACIÓN DEPORTIVA

Si buscas una nave que desde que la miras encienda tus emociones, pero además te brinde rendimientos equilibrados entre ciudad sin decepcionar su desempeño en carretera, Honda HR-V tiene mucho que debes conocer.

Así es, las cualidades en Honda HR-V son variadas y aunque no es un auto perfecto, posee elementos interesantes que además de equilibrio entre consumos y desempeño, agrega a su oferta de valor cualidades como un espacio cómodo y configurable para la familia pequeña, alta seguridad y detalles que lo hacen un vehículo aventurero que puede ser lo que buscas.

Usualmente hablo del diseño como primer punto, pero tratándose de Honda HR-V voy a comenzar por referirme a la parte de las prestaciones mecánicas que me han gustado bastante y me parecen un punto más que interesante de esta HR-V.

Su motor 1.8 litros de 141 caballos de fuerza 127 libras pie de torque se encuentra asociado a su caja de transmisión continuamente variable de fabricación propia y que puede mover los 1334 kg de peso bruto sin problema alguno, no obstante contar con una transmisión de relaciones infinitas, su aceleración y percepción de potencia es eficiente y aunque no llega a una actitud 100% sport, cuando la manejas con la asistencia de las paletas de cambio, la simulación de relaciones te hacen sentir cierta deportividad.

Su manejo aunque es cómodo y placentero no se siente guango, pues existe cierta rigidez en dirección lo que te otorga seguridad y control al manejo sobre todo en carretera.

Este detalle reafirma su aspiración hacia un manejo deportivo, por lo que claro, si te olvidas que este es un vehículo generado bajo el concepto ahorro de combustible, su parte dinámica lo disimula muy bien.

Exterior con mucho carácter

Hace poco más de dos años la marca decidió realizar un lavado de cara y otorgarle más líneas dinámicas observables en el cofre, laterales, fascia y el alto spoiler deportivo, además de detalles oscuros en carrocería por lo que a pesar de su tamaño compacto, luce con carácter y personalidad hermanada con la familia Honda.

¡Ah y por cierto! Cuenta con quemacocos, un detalle que a muchas personas les parece un accesorio de modernidad que en una nave de diseño contemporáneo no puede faltar.
Interior de estilo y configurable

La HR-V Honda 2021 cuenta con un panel de instrumentos bastante tecnológico, ya que se encuentra prácticamente libre de perillas, pues a excepción del volumen del audio, todo lo demás son botones completamente digitales, el estéreo, el climatizador, los menús de opciones y conectividad, todos ellos son táctiles, incluso el encendido es por medio del sistema Star Stop.

Aquí en este punto hay dos detalles que también me agradan bastante, uno el botón verde que dice (Econ) que sirve para activar el modo de bajas emisiones, por lo que te brinda revoluciones a la altura de un manejo relajado y de bajos consumos, óptimo para el manejo en ciudad y tráfico pesado.

Por otro lado en el clúster, la iluminación te indica cuando estás quemando combustible extra por medio de iluminación roja, del mismo modo cuando haces un manejo más eficiente su iluminación cambia a color verde, lo que indica que contaminas menos por lo que puede corregir tus hábitos de manejo, haciéndolos no solo más eficientes sino también amigables con el medio ambiente.

Su clúster de instrumentos se encuentra combinado entre diales análogos para el kilometraje y el tacómetro, así como una computadora de viaje para gasolina e información de recorrido de manera digital.

Un detalle que se encontraría entre lo no tan favorable, pero entendible, debido a su concepto aventurero, es que los materiales interiores son plásticos duros, pero si algo puedo decir a favor de este punto, es que se sienten bien ensamblados.

Al interior su diseño es bastante dinámico, sobre todo me gusta el volante con sus retoques bajos en negro piano, por supuesto las paletas de cambio, los controles de audio y velocidad crucero, con un buen contraste de materiales plásticos cromados y desde luego la conjunción visual con la palanca de transmisión, que cuenta con más acabado piano y el diseño espacioso que hay debajo de ella, donde no solo existen puertos de conectividad, sino que también la hermanan en idea, con la consanguínea mayor, la Honda CR-V.

Su diseño interior resalta lo deportivo de sus asientos delanteros, que por cierto en la versión tope son de piel, pero lo más interesante en cuanto a las butacas es la utilidad de espacio y tecnología Space4You, que te permite múltiples combinaciones de configuración, para sacarle el máximo provecho de espacio a la nave.

Alta seguridad una constante en Honda

Por la parte de seguridad cuenta con control de tracción, control electrónico de estabilidad, distribución electrónica de frenado (EBD), frenos ABS y bolsas de aire laterales y frontales en todas sus versiones, así como tipo cortina en versiones tope.
Además claro el sistema Lane watch para que visualices más rápido el punto ciego del lado derecho, que puede ser la diferencia entre un accidente o evitarlo con esos motociclistas imprudentes.
Por supuesto este modelo ya viene fabricado bajo el sistema pre colisión con estructura ACE, que mitiga impactos al distribuir la fuerza del choque sobre toda la carrocería, además de que su ingeniería le permite deslizar por debajo el motor en caso de una colisión a altas velocidades, lo que protege la vida de sus tripulantes, al no permitir que el motor se introduzca al vehículo.
Su costo va de los $385,900 pesos a los $469,900 pesos y es aquí donde también encuentra a mi parecer un detalle importante en tu decisión de compra, pues su versión tope tiene un valor superior con relación a otros vehículos muy buenos del mismo segmento como lo son Mazda CX-3 y Ford EcoSport.

Contáctanos

    Nombre (requerido)

    Teléfono (requerido)

    Correo electrónico (requerido)

    Mensaje