Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en google
Compartir en email
Compartir en whatsapp

FINANZAS Y COVID-19. CÓMO PAGAR DEUDAS Y COMENZAR A AHORRAR

El paso a paso para que pagues deudas, ahorres, inviertas y disfrutes de tu dinero tras la pandemia.

Los estragos del coronavirus aún se sienten en la cartera y en la salud de los mexicanos. Y aunque algunos semáforos ya pintan en verde o amarillo, las finanzas familiares y personales muestran números rojos, pues tardarán meses e incluso años en recuperarse, advierten expertos. La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), en su estudio Una recuperación fuera de lo común, publicado en mayo de este año, explica que existen varios indicadores macroeconómicos que han dejado fuertes estragos en la economía familiar.

Entre ellos está que, durante 2020, México perdió alrededor de 550 mil puestos de trabajo formales; el consumo permanece 6 por ciento por debajo de su nivel pre pandemia; la inversión se encuentra en tendencia descendente desde 2018, y la inflación va en ascenso.

El dato más reciente de este indicador, arrojado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi,) marca que la inflación anual en junio fue de 5.88 por ciento, muy por arriba de los niveles de referencia el Banco de México (3 por ciento +/-), lo que se seguirá reflejando por algunos meses en el aumento de precios en bienes y servicios de uso cotidiano y en la pérdida del poder adquisitivo (el valor de tu dinero). Pero, ¿cómo impactan estos factores la economía familiar? En la undécima edición de la Encuesta de Seguimiento de los efectos del covid-19 (ENCOVID -19), realizada por el Instituto de Investigaciones para el Desarrollo con Equidad (EQUIDE) de la Universidad Iberoamericana a mil 452 personas mayores de 18 años del país, reveló que la recuperación en el ingreso de los hogares no coincide con respecto a la vivida en el empleo, pues 64 por ciento de los hogares declaró tener menos ingresos que antes de la pandemia.

“En términos de ingresos, la pérdida de empleos fue brutal. El año pasado a lo largo de todos los meses que levantamos las encuestas ENCOVID-19, aproximadamente la tercera parte de los hogares en México habían sufrido una pérdida de ingresos por arriba de 50 por ciento”, apunta Graciela Teruel Belismelis, directora del EQUIDE. Pedro Tello Villagrán, economista y analista económico financiero, coincide en que lo que hizo la pandemia fue agudizar la polarización social y lo profundiza en tres tendencias: “pérdida de los empleos cada vez mejor remunera- dos, pérdida en la calidad de los empleos (es decir, generación creciente de empleos temporales sin la totalidad de prestaciones y con ingresos que no superan los tres salarios mínimos y la transición de mano de obra preparada del mercado formal al informal), y el efecto acumulado de la inflación sobre el ingreso personal y la economía familiar”. A pesar de este escenario, las proyecciones de recuperación para México se muestran alentadoras.

La OCDE espera que el crecimiento de la economía mexicana sea de 5 por ciento para este año, impulsada por las exportaciones derivadas de la activación de económica de Estados Unidos durante el primer semestre de 2021 y por la mejora gradual del mercado laboral, como consecuencia de un mayor número de personas vacunadas, en la segunda mitad del año y en 2022.

En este contexto, los expertos en finanzas personales refieren que nunca es tarde para hacer un alto en el camino, recapitular en qué y cómo gastamos nuestro dinero y reorganizar nuestros ingresos para saldar deudas, invertir y, aunque no lo creas, poder disfrutar la post pandemia.

1. Identifica tus nuevas prioridades

El covid-19 trajo nuevos hábitos de consumo y potenció algunos vicios financieros. Hubo personas que dejaron de gastar en cosas que no necesitaban para concentrarse en cubrir sus necesidades básicas; mientras que otras abusaron de las compras por internet.

El reporte de Resultados Hot Sale 2021, de la Asociación Mexicana de Venta Online (AMVO), reveló que durante este festival de ofertas digitales las ventas fueron de 18 mil 557 millones de pesos (mdp), 15 por ciento más que en la edición 2020, que se llevó a cabo del 22 de mayo al 1 de junio del año pasado, en pleno pico de la pandemia. El ticket promedio en la edición 2021, que se realizó del 23 al 31 de mayo de este año, fue de mil 590 pesos, 39 por ciento más que en la edición anterior (mil 140 pesos).

Las categorías de productos más compradas durante Hot Sale fueron moda (ropa, calzado, accesorios) y electrónicos. Resalta el incremento en la adquisición de productos de belleza y cuidado personal. Y surge una nueva categoría: despensa. En este sentido las tarjetas de débito se colocaron como el primer método de pago y el uso de la tarjeta de crédito disminuyó en 15 por ciento con respecto a 2020. Graciela Teruel, del EQUIDE, dice que la reactivación económica traerá prioridades financieras nuevas, como la búsqueda de empleo o un segundo trabajo; alimentación; servicios de cuidado para adultos mayores y niños, pues las mujeres se reincorporan de nuevo a la vida laboral, y servicios de atención médica psicológica para atender el estrés.

De ahí la importancia de hacer un balance de tu situación, conocer tus nuevas necesidades y metas financieras, para redireccionar tu esfuerzo.

2.Reajusta tu presupuesto

En estos momentos saber cuánto ingresa y cuánto sale de tu bolsillo es imprescindible. Gabriela González, titular de la Cátedra de Investigación Bank of America de la Universidad Anáhuac México, comparte que el presupuesto debe adaptarse a tu nueva realidad. Si nunca has hecho un presupuesto, empieza por registrar todos tus ingresos y gastos durante 15 días, anota qué haces con el dinero y cuáles son tus hábitos.

“El problema es que (en este contexto) sigamos gastando en cosas o conceptos que ahorita no necesitamos, o que ese dinero que ya no estamos gastando por la pandemia, lo gastes en algo más en lugar de ahorrarlo o invertirlo”, dice González.

3. Liquida deudas

Partiendo del presupuesto, en el que detallarás los gastos fijos, variables, superfluos y los postergables, Daniel Urías, creador del blog de finanzas personales Cooltura Financiera, explica que tener claro cuánto gastas y lo que ingresas te permitirá conocer cuánto debes y qué gastos puedes recortar, para de ahí poder abonar a tus deudas hasta liquidarlas por completo.

“Haz una lista de todas las deudas que tengas con los siguientes elementos a considerar: cuánto es el monto total de lo que debes, cuál es el pago mensual de cada una de esas deudas, cuál es la tasa de interés que se te cobra y cuánto tiempo tardarías en liquidar la deuda en caso de solo pagar el mínimo”, dice Urías. Por su parte, Gabriela González recomienda comenzar por pagar la deuda que tenga la mayor tasa de interés porque puede crecer a pasos agigantados. Sin embargo, si las deudas son mayores, Urías sugiere conseguir una segunda fuente de ingresos, y las ganancias deberán estar en su totalidad destinadas al pago de las deudas. Existe otro método para pagar las deudas llamado “bola de nieve”, en el cual, explica Urías, deberás concentrar todos tus recursos en liquidar la deuda más pequeña, una vez hecho eso, la mensualidad que te tocaba dirigir a esa deuda se sumará a la siguiente más chica, sin dejar de pagar jamás los mínimos requeridos de las deudas más grandes. Esta técnica se enfoca en ir sumando pagos de las deudas más pequeñas a las más grandes.

4.Construye tu fondo patrimonial

Después de sanar tu cartera, Gianco Abundiz, autor de Saber Gastar, recomienda formar un fondo patrimonial. Este fondo requiere generar una reserva de ahorro de emergencia y activos, como una vivienda, seguros, recursos para el retiro, una cuenta de inversión, un auto y otros bienes que al venderse, en caso de otra crisis o emergencia personal, puedan darte ese respiro financiero que necesitas. “Ya vimos que un fondo de emergencia de dos meses de ingreso no sirvió de nada en la pandemia cuando estuvimos confinados meses enteros y la actividad económica se detuvo 80 por ciento. Por eso, el fondo patrimonial debe incluir todo lo que sea convertible en dinero”, dice Abundiz. La razón de contar con estos recursos es no pedir prestado.

“Porque el dinero más caro es el dinero que no se tiene”, agrega. Invierte Cuando de inversiones se trata, los especialistas en finanzas personales coinciden en un factor a tomar en cuenta: que el instrumento que elijas entregue rendimientos por arriba de la inflación. Abundiz explica que las posibilidades para invertir hoy son amplias y los montos van desde 50 pesos que se pueden depositar en tu Afore hasta un fondo de inversión de mil pesos, seguros deducibles de impuestos o Cetes Directo.

No hay un instrumento único, pues la inversión dependerá del perfil del inversionista, el monto que tenga para invertir y la meta para la cual se ocupará el dinero. Gabriela González hace la siguiente advertencia: No te dejes llevar por inversiones ‘espejito’ que ofrecen rendimientos altos o ‘negocios milagro’ que prometen ganancias inmediatas. Encuentra algunas ideas en el artículo sobre inversiones en este suplemento. Moraleja No todo el dinero se guarda, ni se invierte ni se gasta. Busca un equilibrio que te permita vivir cómodamente, sin presiones económicas ni despilfarros, y en el camino, reconstruye tu estabilidad financiera para pensar en aquello que quizás estabas dejando de lado: ahorrar para tu retiro.

 

Julio-Agosto 2021

Contáctanos

    Nombre (requerido)

    Teléfono (requerido)

    Correo electrónico (requerido)

    Mensaje