Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en google
Compartir en email
Compartir en whatsapp

EMPRESAS SOSTENIBLES EN FAVOR DE LA HUMANIDAD

Por Cecilia Curiel

Asesora legal enfocada en Derecho energético

El desarrollo sostenible inició en 1987, cuando la Comisión Mundial sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo de las Naciones Unidas en el Informe Brundtland; y lo definió como “… la satisfacción de las necesidades de la generación presente sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer sus propias necesidades”. Dicho concepto se encuentra sostenido por tres pilares que buscan un equilibrio entre el desarrollo económico, social y la protección al medio ambiente.

La necesidad de crear las bases del desarrollo sostenible se plantea en el Informe Brundtland; en él se describe que desde la década de los años 70 se requería que las economías industrializadas y en vías de desarrollo, determinaran los derechos de la familia a una vida sana y un ambiente productivo. De igual manera, se plantearon los derechos que tienen las personas a una buena alimentación, vivienda, acceso a agua potable, educación y salud.

Objetivos de la Agenda 2030 para el desarrollo sostenible

Es evidente que las necesidades que se tenían entonces, a las que se tienen en la actualidad han cambiado de manera significativa, sin embargo, la perspectiva del desarrollo sostenible continúa y se ha refinado a lo largo de las últimas décadas. Lo anterior se ve reflejado en los objetivos de la Agenda 2030 para el desarrollo sostenible aprobada por la Asamblea General de las Naciones Unidas los cuales son

1.- Fin de la pobreza.

2.- Hambre cero.

3.- Salud y bienestar.

4.- Educación de calidad.

5.- Igualdad de género.

6.- Agua limpia y saneamiento.

7.- Energía asequible y no contaminante.

8.- Trabajo decente y crecimiento económico.

9.- Industria, innovación e infraestructura.

10.- Reducción de las desigualdades.

11.- Ciudades y comunidades sostenibles.

12.- Producción y consumo responsable.

13.- Acción por el clima.

14.- Vida submarina.

15.- Vida de ecosistemas terrestres.

16.- Paz, justicia e instituciones sólidas.

17.- Alianzas para lograr los objetivos.

Tres niveles para su manejo

Para alcanzar su cumplimiento, la Agenda 2030 sugiere su manejo en tres niveles. El primero a nivel nacional, en donde el gobierno deberá guiar y determinar los principios para que los órganos internos puedan desarrollarlos. El segundo a nivel regional, en donde participan los gobiernos de varios países, la Organización de Naciones Unidas (ONU) y otros organismos e instituciones relevantes para la implementación y cooperación, con el fin de lograr una región sostenible. Y, por último, a nivel global en donde se revisan las perspectivas de sostenibilidad en un alto nivel político, a través de la plataforma de la ONU.

Si nos enfocamos en el nivel nacional, observamos que no es posible dar cumplimiento a los objetivos sin la participación de las empresas, ya que son ellas quienes brindan el brazo productivo y de desarrollo dentro de la economía de un país. Lo que nos lleva a destacar que estas son las instituciones que propiciarán un equilibrio entre el ambiente que habitamos, desarrollamos y explotamos para cubrir nuestras necesidades e intereses como seres humanos.

Importancia de las empresas

El papel que juegan las empresas en el desarrollo sostenible es el de traer nuevos modelos de negocio, los cuales deberán dar espacio a enfoques que consideren aspectos sociales, ambientales y económicos. Dentro de cada uno de ellos existen acciones específicas que se pueden realizar para poder alcanzar los objetivos de la agenda.

Entre las acciones sociales que puede impulsar una empresa que busca tener un desarrollo sostenible están: la creación de empleos formales, el otorgamiento de prestaciones de salud a sus empleados, la promoción de programas de seguridad y cuidado dentro de las instalaciones laborales, el establecimiento de programas de emergencia sanitaria, programas de capacitación y educación continua, así como la generación de un ambiente de igualdad de género y no discriminación.

Varias empresas han extendido las acciones sociales más allá de su personal y han buscado mecanismos a través de fundaciones o grupos de voluntariado para apoyar a las comunidades cercanas a sus instalaciones, entre las que destacan desde programas de apoyo educativo hasta un impacto económico a las comunidades colaborando con donaciones y el impulso de la economía local.

Recordemos que los nuevos esquemas de negocio buscan apoyar a la empresa, la sociedad que la rodea y el medio ambiente que brinda los recursos para tener un esquema productivo.

Dentro de los aspectos ambientales se han realizado esfuerzos por disminuir, manejar y reciclar los desechos, por purificar y tratar el agua que se utiliza en sus procesos de producción, así como la inversión en el uso de energías renovables y eficiencia energética.

Plan estratégico en materia energética

Sabemos que ninguna corporación puede ser eficiente sin un plan estratégico en materia energética, pues desde las Pequeñas y medianas empresas (Pymes) hasta las grandes industrias, los costos en energéticos, ya sea en energía eléctrica o combustibles, se vuelven relevantes al analizar sus estados financieros. Por lo que resulta mejor buscar una reducción en los costos de la empresa, así como el beneficio para el medio ambiente en el que ésta se desarrolla, propiciando esquemas de cooperación en los que todos podamos existir y persistir.

Con respecto a los aspectos económicos, se juega un papel mixto entre el apoyo del gobierno, las empresas y las instituciones financieras ya que no se puede lograr un incremento del número de Pymes y el desarrollo de estas sin la colaboración constante de todos los jugadores.

Existen varias compañías que han puesto manos a la obra para convertirse en empresas sostenibles y ayudar a otras a alcanzar la misma meta. Mientras que en México tenemos el ejemplo de algunas grandes empresas listadas en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), así como de otras pequeñas y medianas empresas. Cada una poniendo desde su perspectiva los esfuerzos necesarios para que sus productos, servicios, sistemas de producción, capacitación de personal, entre otros, se enfoquen cada día más en la meta de volverse sostenibles y mantener este esquema por varios años.

Nuevos enfoques

Además, el incremento de nuevos emprendimientos y empresas con enfoque sostenible, provocan la continuidad de la meta en el país. Un ejemplo es Northland Power Energía, Suministrador Calificado de energía eléctrica, que se enfoca en apoyar a sus clientes a lograr sus metas de sostenibilidad.

Además brinda estrategias de eficiencia y optimización de costos en el suministro de energía eléctrica a través de energías limpias; sin dejar de atender los aspectos regulatorios del sector eléctrico y mitigando los riesgos del mercado.

La meta de alcanzar la sostenibilidad mundial es un reto y los próximos 10 años son un gran desafío; los gobiernos, empresas, instituciones y ciudadanos deberán aportar lo que pueden para que las próximas generaciones den continuidad a lo construido como humanidad.

Contáctanos

    Nombre (requerido)

    Teléfono (requerido)

    Correo electrónico (requerido)

    Mensaje