Esta práctica se conoce como generación distribuida, que es cuando una compañía instala una planta de generación eléctrica —que puede ser solar, eólica, entre otras tecnologías— para producir la energía que necesita para sus operaciones

Si las empresas generan su propia electricidad en los centros de operación permitirán estabilizar y liberar la capacidad actual de las redes de transmisión eléctrica en México, las cuales están saturadas, y eso incrementa la tarifa a los usuarios, dijo Héctor Olea, presidente de la Asociación Mexicana de Energía Solar Fotovoltaica (Asolmex).

Esta práctica se conoce como generación distribuida, que es cuando una compañía instala una planta de generación eléctrica —que puede ser solar, eólica, entre otras tecnologías— para producir la energía que necesita para sus operaciones; es común en sectores como minería, cementeros y siderúrgicos.

En su participación en el el foro Siemens Smart Meet Point. Las 3D’s de la energía en México, Olea señaló que las redes actuales en el país son pobres y el Gobierno de México ha realizado poca inversión en las mismas, lo que causa saturación, cambios de voltaje, y cortes de energía.

“Con esta escasez de capacidad en las redes de transmisión hace que tome más relevancia la generación de energía solar. Pero el producir en lugares lejanos impone restricciones por la misma red, la tendencia es hacerlo sobre el lugar de consumo y así nos ahorramos los cables”, apuntó el expresidente de la Comisión Reguladora de Energía (CRE).

Dijo que hay 130 mil usuarios de energía distribuida solar en México, por lo que ahora el siguiente paso en el país es tener sistemas de almacenamiento.

Acelera consumo

En el momento que las empresas eligen una solución de generación eléctrica que no cumple con las 3D’s (digitalización, descentralización y descarbonización) pueden llegar a decepcionarse porque no servirá su inversión, dijo Eduardo Reyes, socio líder del sector eléctrico de PwC México.

En su participación en el foro, el especialista destacó que deben pensar siempre que la digitalización, descentralización y descarbonización tienen que ir con una misma solución desde un inicio porque no servirá quererlas agregar más adelante.

“Cuando de origen las soluciones no se hacen juntas pueden fallar y por eso hay decepción, cuando se le intenta incluir tienden a fallar, si bien hay un roll out son elementos muy complejos”, comentó.

Por eso -agregó- hay industrias que son un ejemplo de adopción de generación en sitio que tienen soluciones digitales, como lo son la minería, cementera y siderúrgicas.

“Son empresas que el 60 por ciento de sus costos son el gasto eléctrico, por eso desde un inicio buscaron soluciones”, detalló.

Marco Cosío, vicepresidente de Smart Infraestructure de México, Centroamérica y el Caribe de Siemens, dijo que el consumo de energía se acelera debido a que la tecnología depende cada vez más de la electricidad; pero si no se hace algo, este consumo acelerado hará que en las siguientes décadas aumente la temperatura del planeta en cuatro grados Celsius.

“Necesitamos reducir de manera importante nuestra dependencia de combustibles fósiles. Y esto es en buena medida lo que llamamos descarbonización”, e indicó la importancia de soluciones renovables.

Olea destacó que la tecnología solar ayudaría a las personas que aún no tienen acceso a la electricidad.

“Todavía sufrimos una pobreza eléctrica porque dos millones de mexicanos aún no cuentan con energía, y la tecnología solar puede ser una forma de mitigarla”, dijo.

 

 

Septiembre-octubre 2020