Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en email
Compartir en whatsapp

EL TRUCO MILITAR PARA DORMIRSE EN DOS MINUTOS

Este método, que vuelve a estar de moda, fue utilizado por la Armada de EEUU en los años 80.

A muchos se nos hace cuesta arriba volver a la rutina tras las vacaciones y una de las cosas que más nos cuesta es recuperar los hábitos de sueño. Después de trasnochar durante el verano, es posible que conciliar el sueño se convierta en una misión imposible. Seguro que te ha ocurrido en más de una ocasión. Por muy cansado que estés, a veces te es tan difícil conciliar el sueño que pasas horas dando vueltas en la cama, mirando el despertador cada poco, hasta que finalmente caes en los brazos de Morfeo. El insomnio es sin duda el trastorno del sueño más frecuente en la población general. Según un estudio de la Sociedad Española del Sueño, un 20,8% de los mayores de 15 años presenta al menos un síntoma de insomnio en nuestro país, ocurriendo tres noches por semana. Es por ello que muchos buscan métodos para conciliar el sueño y trucos para dormir, en un intento desesperado por combatir el insomnio y aprender cómo dormir rápido. Por este motivo, te mostramos este método para dormir, que vuelve a estar de moda, utilizado por la Armada de EEUU en los años 80.

Además de llevar a diario una serie de hábitos saludables, para poner fin a este trastorno del sueño existen una serie de técnicas que pueden ayudarte a dormir: la fórmula 10-3-2-1-0 de Craig Ballantyne, la 4-7-8, etcétera. Sin embargo, en las últimas semanas un método para dormir ha destacado por encima del resto y se ha hecho viral en la Red.

Pese a que no es actual, el hecho de que este método prometa dormirte en sólo dos minutos ha conseguido que se sumen a él adeptos de todas partes del mundo.

¿Cómo dormir rápido? Sigue estos pasos y lo conseguirás en sólo dos minutos

  • Comienza relajando los músculos de la cara, incluidos la mandíbula, la lengua y los que están alrededor de los ojos.
  • Una vez relajados los músculos de la cara, deberás hacer lo mismo con los del resto del cuerpo. Para eso comienza dejando caer tus hombros lo más bajo posible para reducir la tensión. Después relaja la parte superior e inferior de un brazo y haz luego lo mismo con el otro.
  • En siguiente lugar viene la respiración. Comienza a inhalar y a exhalar para relajar tu pecho.
    Por último, relaja tus piernas, empezando por los muslos y terminando por las pantorrillas.

¿Y qué pasa ahora? Lloyd Bud Winter sugiere que, después de seguir los pasos anterior y de aclarar la mente durante diez segundos, te imagines una de las tres siguientes situaciones.

  1. Estás acostado en una canoa, en un lago en calma y con únicamente un cielo azul sobre ti.
  2. Estás acurrucado en una hamada de terciopelo negro en una habitación completamente oscura.
  3. Imagínate diciendo “no pienses, no pienses, no pienses” una y otra vez durante diez segundos.

Contáctanos

    Nombre (requerido)

    Teléfono (requerido)

    Correo electrónico (requerido)

    Mensaje