Uno de los principales atractivos de las nuevas tecnologías es que prometen ser innovadoras y revolucionarias, pero con el tiempo, se vuelven algo común y corriente. Algo así sucede con el Internet of Things (IoT), accesible, innovador y que promete hacer la vida más fácil. Pero la IoT se enfrenta también a la amenaza constante de los hackers, que han volteado la vista hacia los dispositivos conectados, a los que se podría controlar si no se ponen en práctica las medidas de seguridad necesarias.

Existen cinco formas que los ciberdelincuentes pueden utilizar, para comprometer un dispositivo conectado al IoT:

1. Violación de datos

El IoT recolecta un valioso tesoro de datos de los usuarios, como son sus hábitos de consumo y sus gastos, que se pueden conocer a través de sus compras con tarjeta de crédito. Cuando los dispositivos conectados a la IoT no están adecuadamente asegurados, pueden exponer información privada que puede ser útil a los hackers u otros criminales cibernéticos.

2. Acceso a través de dispositivos

Los dispositivos IoT conectados a un teléfono inteligente, a una computadora o directamente a la red Wi-Fi, permiten conocer una trayectoria que los hackers pueden seguir para acceder a sus dispositivos e instalar un programa malicioso -también conocido como malware-, de esta forma los hackers consiguen controlar su red y sus comunicaciones, pero también difundir malware a otros dispositivos.

3. Espiando su localización

Muchos dispositivos y servicios de IoT solicitan acceder a su localización, ya que con esto le ayudarán a seleccionar rutas, para correr por las mañanas y para ir al trabajo. Esta información en manos de hackers puede determinar cuando usted no se encuentra en casa, incluso les permitiría monitorear su localización por cámaras de seguridad conectadas a Internet. Los hackers pueden tener la capacidad de saber con precisión cuándo está o no está en su casa.

4. Botnets

Una de las mayores amenazas para los dispositivos IoT son los botnets- redes de computadoras que trabajan juntas para lograr un objetivo, generalmente de manera ilegal. Los dispositivos IoT carecen de seguridad suficiente y tecnologías codificadas que los hacen particularmente vulnerables a los hackers.

5. Ransomware

Es un tipo de malware usado para mantener computadoras y dispositivos rehenes hasta que la víctima pague un precio. Esto también podría ser un camino hacia los dispositivos IoT y ser peligroso. Automóviles conectados a Internet, aviones y otros ítems pueden ser tomados como rehenes y afectar su funcionamiento de manera remota en situaciones que amenazan la vida.

En los próximos años veremos un auge de dispositivos IoT, pero tal vez no suceda lo mismo con la seguridad. Aquí hay algunas cosas que usted puede hacer para protegerse:

Actualice el software en sus dispositivos. Los dispositivos conectados a Internet son nuevos en el mercado y por eso están trabajando sin seguridad.

Cuando le ofrezcan una actualización, hágala. La nueva versión puede incluir candados para cerrar los agujeros de seguridad. Haga su investigación. Antes de comprar un nuevo dispositivo IoT, asegúrese de investigar la política de seguridad de la empresa y la facilidad con la que se puede actualizar el producto. Si tiene dudas sobre la seguridad del dispositivo, contacte el fabricante.

Proteja su dispositivo móvil. Los teléfonos celulares y tabletas suelen controlar los dispositivos inteligentes, entonces es obvia la necesidad de proteger éstos.