Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en google
Compartir en email
Compartir en whatsapp

EL IMPACTO DE LA INTELIGENCIA ARTIFICIAL

El papel de la Inteligencia Artificial (IA) en el mercado laboral se ha expandido rápidamente. Por ejemplo, con la proliferación de sistemas algorítmicos de contratación. Según una encuesta, en Estados Unidos el 55% de las empresas líderes de recursos humanos ya usan algoritmos predictivos en la contratación. Algunos sistemas de inteligencia artificial pueden ser útiles para reducir los sesgos sistémicos, pero otros profundizan en la discriminación.

“Estos algoritmos pueden identificar ciertas dimensiones que, finalmente, podrían identificar una postulación femenina. Por ello, lo que vemos es que no hay garantía de que la forma en que se crean los algoritmos evite tales discriminaciones en el lugar de trabajo ni, por ejemplo, cuando estos algoritmos se utilizan para evaluar el desempeño de los trabajadores», explica Isabelle Schömann, de la Confederacion Europea de Trabajadores.

Este no es el único riesgo relacionado con el uso de la IA en el trabajo. Durante la pandemia, el teletrabajo se ha convertido en una realidad. Y los sindicatos han identificado que hay empresas que la usan para vigilar a sus empleados. “Lo que vemos es que se han introducido algunos algoritmos en la forma de trabajar en línea. Se han utilizado principalmente para rastrear el trabajo, la forma en que los trabajadores están trabajando. Por ejemplo, cuanto rato están trabajando, cuantas veces han tocado el teclado, incluso cuentan con trazados biométricos, algo que no es aceptable. No puedes actuar como el gran hermano en todos estos espacios. Y por eso creemos que es vigilancia indebida”, aseguraSchömann.

Un control cada vez más generalizado de los trabajadores con software de IA ha llevado a los legisladores europeos a temer que pueda llegar más lejos. El Parlamento Europeo está intentando remediarlo, pero el interés político aun es limitado. “Tenemos que mejorar la seguridad pública. Esto no puede suceder, nunca permitiremos que suceda a expensas de los derechos humanos. Por tanto, tenemos que encontrar un ligero equilibrio entre mantener la protección de los datos, mantener los derechos a la privacidad, los derechos a la libertad, los derechos a la libertad de expresión, por un lado, y una mayor seguridad. La línea roja está en algún lugar en el medio. Y tenemos que encontrarlo y ponerla en el sitio adecuado”, cree el socialista Petar Vitanov.

En países con una democracia limitada como China, está siendo determinante para la vida de los ciudadanos. La Comisión Europea y la Eurocámara, en Europa, deben intentar encontrar un equilibrio que combine progreso y derechos para evitar derivas como las que ya se están dando en otros países.

 

Julio-Agosto 2021

Contáctanos

    Nombre (requerido)

    Teléfono (requerido)

    Correo electrónico (requerido)

    Mensaje