¿Te lanzaste a la aventura de abrir tu primera empresa y fracasaste? Levántate y sigue adelante con más ganas, en México, el 70% de los emprendedores pasa por lo mismo.

Aunque nadie lo desea ni es obligatorio, el fracaso es algo normal, no hay por qué dramatizar. Forma parte del proceso de aprendizaje en todos los procesos de la vida.

Michael Jordan, para muchos el mejor basquetbolista de la historia, lo resume en esta inspiradora frase: “He fallado más de 9,000 tiros en mi carrera, he perdido casi 300 juegos, 26 veces han confiado en mí para lanzar el tiro que ganaba el juego y lo he fallado. He fracasado una y otra vez en mi vida y eso es por lo que tengo éxito”.

Sin duda es mucho mejor evitarlo, pero el fracaso es una posibilidad real a la que se enfrentan quienes comienzan en el mundo de los negocios. Así lo evidencia la Radiografía del Emprendimiento en México, un estudio integral que muestra las características más comunes de quienes han fundado las micro, pequeñas, medianas y grandes empresas, que son las principales empleadoras del país y un importante motor para la economía.

En el estudio, presentado a principios de este mes por la Asociación de Emprendedores de México (ASEM), se consultó a 1,102 fundadores de empresas de todos los sectores en los 32 estados del país, del 19 de agosto al 13 septiembre pasados, sobre sus experiencias, necesidades, prioridades, motivaciones para emprender, fuentes de financiamiento, etc.

Principales hallazgos

De acuerdo con el estudio, el perfil del fundador de empresa en México es: hombre (el 60% de los casos) de 26 a 45 años (66%) con estudios de Licenciatura (58%).

Entre los hallazgos, se destaca que el 68% de los emprendedores tuvo una empresa que fracasó. El principal motivo del tropiezo es desconocimiento del mercado (34%), en primer lugar, seguido de una mala administración del negocio (32%).

Sobre las principales razones para emprender, el 42% respondió que “la búsqueda de un crecimiento personal y profesional” y otro 31% que “buscar la solución de un problema en el mercado”.

“Es decir, no se trata solamente de emprender para ganar dinero, sino principalmente para crecer profesionalmente. Y esa gran diferencia va marcando el espíritu emprendedor en México”, apunta en entrevista para una revista capitalina Josefina Bauer, directora de Nauta, empresa de investigación que colaboró en el estudio.

Fuentes de financiamiento

A los participantes en la encuesta también se les preguntó acerca de las principales fuentes de financiamiento a las que recurrieron para poner en marcha su proyecto.

La inmensa mayoría (90%) abrió sus negocios con recursos propios, el 28% con recursos de familiares o amigos y 11% con un crédito bancario.

Llama la atención que los fondos públicos (5%) son la cuarta fuente y que el crédito de empresas fintech (1%) es muy poco utilizado. En este apartado las respuestas fueron múltiples, dado que normalmente se cuenta con más de una fuente de financiamiento.

La radiografía, que también revela que la mitad de los emprendedores ha creado más de una empresa, permite entender problemáticas más focalizadas.

Una de ellas, relacionada con la equidad de género, es que una de las principales razones por las que fracasan las empresas fundadas por mujeres es la falta de tiempo para gestionar su empresa. En el caso de los hombres, este problema es uno de los menos frecuentes.

Estrategia digital

Otro hallazgo relevante del estudio –realizado gracias al apoyo de la empresa de tecnología Akky y la empresa de investigación Nauta- es que el 85% de las empresas que participaron tiene presencia digital. Sin embargo, resulta interesante ver cómo están incursionando en estas áreas, porque el 74% de quienes han incursionado en estrategias digitales lo está haciendo sin ayuda, con los pocos conocimientos que puede tener.

Otro de los aspectos que destacan es que Facebook es el principal canal para difundir productos y servicios, atender clientes y concretar ventas en línea, por lo que se ha posicionado como una herramienta esencial para los emprendedores en el país.

En cuanto a la comercialización en línea, el 53% de las empresas tuvo un aumento en sus ventas a partir del inicio de las medidas de confinamiento por la pandemia.

Respecto a la percepción de las condiciones para iniciar un negocio en México, casi la mitad (el 48%) de los emprendedores considera que las facilidades son malas o muy malas, y señalan como principales obstáculos las opciones de financiamiento, la estructura tributaria y la burocracia.

Resiliencia y capacidad

La Radiografía del Emprendimiento en México da cuenta de la resiliencia, pero sobre todo de la capacidad de innovación y transformación que tiene la mayoría de los emprendedores en el país, comenta el doctor Ernesto Amorós, director de programas de doctorado de la EGADE (Escuela de Graduados en Administración y Dirección de Empresas), del Tecnológico de Monterrey.

“Ante un entorno adverso principalmente por los efectos de la pandemia de Covid-19, pero también en un contexto institucional poco proclive a mejorar las condiciones para crear nuevas empresas, las mujeres y hombres emprendedores de México vuelven a demostrar que las pymes y las empresas de reciente creación son y serán parte fundamental de la recuperación económica y social del país”, afirma.

¿Qué es la ASEM?

La Asociación de Emprendedores de México (ASEM) es una agrupación sin fines de lucro que señala como su objetivo principal trabajar para hacer de México el mejor lugar para emprender.

La intención es unir a los emprendedores en todo el país –cuenta con más de 20,000 socios- para que tengan una voz que los represente en su conjunto.

Es miembro fundador de la Asociación de Emprendedores de Latinoamérica (Asela), la cual busca defender y promover el emprendimiento en la región por medio de la política pública.

Desde 2015 cuenta con el respaldo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y hoy representa a más de 150,000 emprendedores de México, Argentina, Chile, Colombia, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Paraguay, Perú y Miami, Estados Unidos.

Cualidades indispensables

Con una muestra significativa de emprendedores de todo el país, este estudio revela datos relevantes que ayudan a deducir cuáles son las principales cualidades que debe reunir quien desea ingresar al mundo de los negocios en México, comenta el Lic. Santiago M. Carrillo, coach empresarial.

Algunos de estos aspectos indispensables que debes tomar en cuenta antes de emprender son:

  1. Enfoque

Lo peor que puedes hacer al comenzar un negocio es perder el tiempo pensando en las mil y una probabilidades que tienes de fracasar.

El buen emprendedor prefiere enfocarse en cómo lograr el éxito y salir a buscarlo. No significa que no tomes en cuenta que los riesgos existen, sino que consideres que mientras más te concentres en el éxito, tendrás menos tiempo para fracasar.

  1. Creatividad

Por definición, la creatividad de un emprendedor no tiene límites, úsala sin miedo para enfocarte en la solución de problemas que nadie más ha considerado o parea resolverlos de formas que a nadie se le ha ocurrido.

Y si ya tienes bien definida la idea de tu negocio, investiga qué existe en otros lugares y qué ha funcionado en diversos mercados y encuentra maneras de aplicarlo, dándoles tu propio toque.

  1. Confianza

Además de confiar en tu proyecto -es indispensable que estés convencido de que tu idea es buena y va a tener éxito- necesitas confiar en todas las personas que se involucran de algún modo en su realización (proveedores, colaboradores, empleados, socios, clientes).

La confianza te permite generar lazos y encontrar personas que te ayuden a despegar.

  1. Innovación

Aunque va de la mano con la creatividad, también tienes que estar pendiente de cómo innovar constantemente. No importa que alguien haya tenido una idea similar, busca cómo hacerlo mejor.

  1. Curiosidad

Todo buen emprendedor debe poseer curiosidad. En muchas ocasiones, el potencial no se encuentra en el conocimiento, sino en su capacidad de investigar para resolver las situaciones o conflictos que se presenten.

  1. Arrojo

Tienes que ser valiente ante los retos y encontrar la manera de superarlos. Ten siempre presente que el ámbito de los negocios hay que asumir riesgos para lograr los objetivos y alcanzar el éxito.

  1. Ambición

Aunque la ambición tiene mala fama, es necesaria que cuentes con una dosis moderada para emprender tu negocio.

Debes poseer una visión de lo que quieres alcanzar, tanto para la empresa como para ti mismo. Con base en tus metas deseadas y alcanzadas, podrás saber cuándo continuar o abandonar un proyecto.

  1. Firmeza

La firmeza para enfrentar los retos tampoco es negociable. Al emprender un negocio hay que tomar multitud de decisiones que tendrán consecuencias positivas y negativas.

Se debe estar dispuesto a afrontarlas con la misma entereza con que se ha tomado la propia decisión. Sin lamentaciones.

  1. Liderazgo

Por supuesto, como emprendedor tienes que ser un líder. Debes poseer la capacidad de influir en la mente de las personas para que desarrollen sus labores en la empresa con entusiasmo. Esto beneficiará tanto al personal como a la propia empresa.

  1. Deseo de superación

También es importante que tengas deseos de superación y de alcanzar nuevas metas. No hay nada peor que un emprendedor que se conforma con lo que tiene o con lo que ya ha conseguido.

  1. Tecnología

Tienes que estar consciente de que el uso de herramientas digitales es indispensable en los negocios más destacados de la actualidad.

  1. Valores

Gran parte del éxito de una empresa se debe a que los colaboradores y clientes confían en un negocio formado por personas con sólidos principios y valores, que muestran que no sólo les importa triunfar como negocio, sino también ayudar al crecimiento de los demás.

Estos valores debes transmitirlos a todo el grupo para que sean transformados en herramientas para el éxito.

 

Noviembre-diciembre 2020