Por Martina Baggetta

¿El arte es importante en nuestra sociedad actual? Esta es quizás la pregunta fundamental que cada individuo tendría que hacerse para entender si el arte forma parte de la vida de las personas. Personalmente, ya tengo una respuesta, porque los artistas son fundamentales para la cultura de una sociedad. Son muchas las corrientes artísticas que han sido testimonio de su época, razón por la cual su devenir a lo largo de la Historia ha sido diferente y ha atendido, como un hilo conductor, a las necesidades del hombre en cada momento. Es decir, que el arte ha conseguido entrar en nuestras vidas, en muchos casos plasmándolas y permitiendo desarrollar una propia sensibilidad artística.

Se podría decir que os seres humanos son artistas por naturaleza, gracias a su origen y al papel del arte en tanto canal de expresión a través del cual se transmiten mensajes. En este sentido, el arte permite dar rienda suelta a nuestra creatividad, haciéndonos sentir vivos. Siempre en este ámbito, el arte es un poderoso medio terapéutico, tanto es así que se ha dado un nombre específico a este fenómeno: la arteterapia, técnica que puede ser empleada por todos y de diferentes formas, como a través de la música, la danza y el dibujo.

Así, el arte tiene también un papel social, porque ayuda a personas con enfermedades o traumas a comunicarse consigo mismos y con los demás, desarrollando una sensibilidad artística, mucho mayor que otros seres humanos. Ligado a este aspecto, el arte funciona como medio de comunicación y crítica social, promoviendo cambios fundamentales en la sociedad. Baste pensar en el rol que está desempeñando en esta situación de emergencia sanitaria tan difícil, permitiéndonos tener esa apariencia de cohesión y de colectividad. De hecho, como decía Sigmund Freud, “la principal función del arte en la actualidad es la de reconstruirnos cuando estamos en peligro de derrumbre”.

Mayo-junio 2020