Como usuario de servicios financieros es importante que sepa las atribuciones que tienen estas oficinas, esto con el fin de no caer en abusos.

Durante esta contingencia, la crisis ha afectado las finanzas personales y familiares, a ello hay que sumar los gastos realizados por el regreso a clases y, si es el caso, también las deudas que se tenían antes del confinamiento, donde además de provocar un estrés financiero trae consigo que algunos despachos de cobranza comiencen a realizar llamadas que aumenten la presión sobre los problemas económicos que cada quien enfrenta.

Es importante que, como usuario de algún servicio financiero tenga conocimiento de las atribuciones que este tipo de despachos tienen, incluso la propia Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), ha detectado que algunos  despachos recurren a la intimidación para obligar a pagar.

“Si decides solicitar una tarjeta de crédito o algún préstamo, antes de hacerlo, reflexiona qué tan buena es tu salud financiera. Analiza si cuentas con capacidad de pago para terminar de cubrir tu deuda, o si tienes algún imprevisto que pudiera atrasarte con las mensualidades, ya que eso podría ocasionarte dolores de cabeza al aumentar los intereses y los cobros comiencen a estresarte”, detalló la Condusef.

Entre las atribuciones que tienen, está que deben de dirigirse al deudor de forma respetuosa así como respetar los horarios establecidos para comunicarse o presentarse en el domicilio de la persona que tiene la deuda.

Es posible que algunos no cumplan con lo establecido e incluso intimiden al notificar algún tipo de embargo, esto no es posible a menos que haya un juicio de por medio.

“Para que se lleve a cabo un embargo a un deudor tiene que haber un juicio de por medio y el dictamen de un juez, Al enviarte un escrito a tu casa diciendo que tienes 72 horas para liquidar tu adeudo o estás sujeto a embargo, están violando todas las normas”, dijo Mario Di Costanzo, analista económico y expresidente de la Condusef.

Considere que, si tiene un acuerdo con el despacho de cobranza, debe existir una constancia escrita que garantice que la persona saldará la deuda.

“Si se llega a un acuerdo con el despacho de cobranza, lo que se recomienda es que primero se deje por escrito el acuerdo al que eventualmente lleguen y que no le entreguen dinero directamente al despacho, sino que se deposite en alguna cuenta bancaria, de preferencia de la institución que está haciendo el cobro. Esto se recomienda porque muchas veces estos despachos no enteran a la institución financiera y (la persona) sigue quedando como deudor”, advirtió el experto.

De acuerdo con el expresidente de la Condusef, las disposiciones establecidas para estos despachos datan del 2014 cuando se implementó la Reforma Financiera.

Si un despacho comete abusos, ¿a quién recurro?

Es posible que en este contexto de la pandemia reciba llamadas de algún despacho por concepto de alguna deuda de una tarjeta, crédito o financiamiento que haya adquirido con anterioridad, pero si detecta que éstos incurren en alguna práctica que está prohibida, la Condusef cuenta con el Registro de Despachos de Cobranza (Redeco).

Dicho registro consiste en un sistema que permite conocer la información respecto a los despachos donde las entidades financieras se apoyan para realizar la gestión de algún tipo de cobro.

En el Redeco también puede interponer una queja y dar seguimiento; de igual modo podrá consultar los despachos de cobranza registrados.

“La queja se envía al banco que tiene contratado al despacho de cobranza y éste tiene que contestar en 30 días hábiles, aclarando y comunicando el tema de la queja, si no lo hace, se multa al banco”, dijo Di Costanzo.

Actualmente existen tres vías para atender su queja en el Redeco: presencial, telefónica o por Internet, sin embargo debido a la contingencia la presencial se encuentra limitada a ciertos casos y por medio de citas.