El uso pacífico de las instalaciones nucleares, depende del cuidado y responsabilidad de expertos en la materia.

Los ataques informáticos suponen una gran amenaza para las instalaciones nucleares en cuestión de seguridad a la industria atómica. El director general del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), Rafael Grossi, hizo declaraciones al respecto este lunes.

“Hay una creciente concienciación. Vivimos en un mundo de incertidumbres; está claro que hay un riesgo mayor de actos terroristas por parte de agentes no estatales”.

Esta agencia de la ONU acoge esta semana en Viena una conferencia internacional sobre seguridad nuclear. En ella, 140 países harán el análisis de los desafíos y necesidades del sector; así como generar un estado de alerta que servirá para proteger las instalaciones y materiales nucleares en el planeta.

Las tensiones se han intensificado entre ambos países desde que Estados Unidos se retiró el año pasado del acuerdo nuclear de 2015 concertado con Irán.

“Seguimos preocupados sobre las existentes y nacientes amenazas para la seguridad nuclear; estamos comprometidos a atenderlas”, reconoce la declaración ministerial aprobada por los países que participan en esta cumbre.

Grossi, en su intervención inaugural, destacó la importancia de “mantener y fortalecer” el régimen internacional de seguridad física nuclear; más en un momento en el que las actividades atómicas crecen mundialmente, pero “también sus desafíos.

Advirtió que la creciente actividad nuclear se debe a fines pacíficos (energéticos, médicos y científicos); por desgracia esto hace que sea un “imán para grupos con intenciones malignas”.

En referencia al posible uso de materiales nucleares para fines terroristas; dijo que “ven este material como una posibilidad de crear pánico y dolor en la sociedad”.

La condena unánime por parte de Consejo de Seguridad de la ONU ante el ensayo nuclear llevado por Corea del Norte es demandado enérgicamente

Otro desafío supone frenar las amenazas a la seguridad informática y de los ciberataques a instalaciones nucleares. También actividades relacionadas que incluyen el uso, almacenamiento y transporte de material nuclear y radiactivo”, señala la declaración ministerial.

El documento pide el fortalecimiento de los sistemas de protección, y anima al OIEA a continuar promoviendo la cooperación en diversos países.

Como consiguiente, el representante iraní, Ali Akbar Salehí, culpó a Estados Unidos e Israel de ataques informáticos; que supuestamente tuvieron lugar en el pasado, y afirmó que sus instalaciones nucleares siguen bajo amenaza.

El jefe de la Agencia de Energía Atómica de Irán, aseguró que las amenazas en contra de su país van en aumento; se tratan de “ataques y sabotajes industriales contra nuestras instalaciones nucleares por parte de EU y el régimen sionista (Israel)”.

El documento mencionó la especial importancia de proteger y mantener controladas las reservas de uranio enriquecido y plutonio; así como luchar contra el tráfico ilegal de material nuclear y “asegurar que no pueda ser usado por agentes no estatales para propósitos maliciosos”.

Noviembre-diciembre 2019