Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en google
Compartir en email
Compartir en whatsapp

CÓMO ORDENAR GASTOS FAMILIARES Y APRENDER A AHORRAR DESDE CERO

Poner en orden las cuentas puede ser una tarea titánica. Consejos para que el sueldo no se acabe a principios de mes.

Lograr ordenar las finanzas personales puede ser una tarea titánica. Hay que saber balancear los ingresos con los gastos corrientes, tener presente que siempre puede haber imprevistos y, sobre todo, evitar caer en esas tentaciones que hoy parecen una gran idea, pero pueden terminar siendo un dolor de cabeza.

Por eso, tener una buena planificación financiera permite tener capacidad de reacción cuando las cosas se complican. Para lograrlo hay que estar preparado para distintos escenarios y tener diferentes estrategias, según sea el caso.

En principio, se puede decir que el proceso de planificación financiera se divide en 4 etapas:

  • Establecer objetivos por orden de prioridad
  • Definir plazos límites para alcanzar estos objetivos
  • Identificar metas y crear un presupuesto para cada una (abrir una cuenta de ahorro o crear nuevas fuentes de ingresos, por ejemplo)
  • Medir y controlar las decisiones financieras para no perder el control y la disciplina

Son muchos los métodos que se conocen para crear un presupuesto y administrar las finanzas personales. Entre los más conocidos están el 50-30-20, popularizado por la exsenadora estadounidense Elizabeth Warren, que permite compartimentar los haberes para ahorrar, invertir y estar al día. El proceso que consiste en dividir el salario neto en tres partes: necesidades, deseos y ahorros.

También es conocido el sistema Kakebo, creado por la periodista japonesa Hani Mokoto a principios del siglo XX. Su objetivo no es gastar menos, sino saber cómo hacerlo. Y sus entusiastas aseguran que permite evitar el estrés a final de mes y ahorrar hasta un 35% del sueldo.

Pero, ¿qué hacer cuando se ve que el dinero del sueldo se escurre entre las manos como la arena de Mafalda? La primera acción es buscar la raíz del problema y la respuesta a estas preguntas ayudarán a encontrar la solución.

1. ¿A dónde fue el dinero? A veces, si se pone atención al detalle de ingresos y egresos sin contar con una estrategia o plan a largo plazo, se pierde la perspectiva global. Por eso, cuando se estudian los gastos es fundamental evaluar cuáles se quieren mantener, reducir, o eliminar.

También es recomendable prestar atención a la períodos con mayores desembolsos, para estar preparado. Y por último, clasificar los tipos de gasto.

2. ¿En cuánto tiempo se va la plata? Si no se sabe en qué momento del mes están los mayores gastos es difícil llegar cómodo a fin de mes. Así que después de haber analizado en qué se utilizó el dinero, llegó el momento de analizarlo. ¿Son todos inmediatos, o también hay cuotas de compras a crédito o deudas pasadas? ¿Hay ahorro? ¿Cuánto se tarda en quedar con poco dinero?

Una vez contestadas estas preguntas se pueden agrupar los gastos según urgencia, monto u otra variable de importancia. Separar los grandes montos de los pequeños y distribuirlos dentro de la semana, mes, o trimestre para que nunca se junte más de una compra de mayor envergadura.

3. ¿En qué gasto tanto? Los grandes gastos son fácilmente identificables. Sin embargo, son los montos pequeños en los que hay que reparar. Normalmente, no se les presta atención porque son esporádicos y tan chicos que se pueden considerar poco importantes. Sin embargo, son los que, en muchas ocasiones, terminan por vaciar la cuenta bancaria. Por eso, conviene poner un límite máximo de efectivo para este tipo gastos y adelantar las compras en el supermercado en el caso de ser comidas o bebidas.

4. ¿Soy yo o alguien más? Cuando se vive en familia hay que saber con exactitud cuánto se gasta en cada uno de sus miembros. Y tener presente cuáles de esos desembolsos son realmente necesarios. ¿Se compran muchos juguetes? ¿Mucho dinero se va en comer afuera? ¿Se cocina en casa o se pide delivery?

Con las respuestas a estas preguntas se podrá empezar a poner orden en las finanzas personales y lograr que el sueldo rinda más.

 

Julio-Agosto 2021

 

 

Contáctanos

    Nombre (requerido)

    Teléfono (requerido)

    Correo electrónico (requerido)

    Mensaje