Para lograr una meta de ahorro debes considerar estas recomendaciones que te ayudarán a cuidar tu bolsillo y empoderar tus finanzas.

El tema del ahorro es uno de los dolores de cabeza más grande para muchos mexicanos, pues los llamados “gastos hormiga” se interponen entre la meta de cuidar el dinero y los antojos que se atraviesan en el camino.

Ahorrar se traduce en guardar una parte de nuestros ingresos para utilizarlos a futuro o ante cualquier imprevisto, en el mejor de los casos y el más deseable, aprovecharlos para alguna inversión que haga crecer nuestro dinero.

La recomendación general es guardar una parte fija, no importa si son 10, 20 o 50 pesos. Si lo deseas y te es posible manejar porcentajes: el 10% o 15% de tu sueldo es lo más recomendable. Lo importante es que sea una cantidad fija dentro de tu presupuesto.

Pero ahorrar no es tan complicado como parece, pero sí hay que tener en cuenta un plan que nos  ayude a poner objetivos y ciertos lineamientos que permitan ver un resultado a corto o mediano plazo.

Lo primero que debes analizar es, ¿qué te impide ahorrar?, la respuesta a esta interrogante es sencilla, pues muchas veces no se tiene la educación del ahorro; de acuerdo con la Condusef, más de 80 millones de mexicanos no tiene el hábito de ahorrar y sólo una cuarta parte de la población puede afrontar con sus ahorros una urgencia económica.

¿Qué se necesita para comenzar a ahorrar?

En primer lugar hay que tener unas finanzas sanas y dejar atrás los malos hábitos. Es probable que la clave no esté en los gastos, sino en las malas costumbres que obstaculizan nuestras metas.

Hay cinco errores claves que se interponen entre tu meta y tu dinero, el principal es no tener un presupuesto y si no sabes cuánto gastas, mucho menos podrás ahorrar, por ello te compartimos estos tips que te ayudarán.

Marca un objetivo

Tan simple como eso. Analiza para qué quieres ahorrar. Para terminar una carrera profesional, tener un negocio, trabajar, viajar, comprar una casa o varios de estos ejemplos a la vez.

Haz un presupuesto

En una libreta, en tu computadora  o con la ayuda de aplicaciones electrónicas anota cuánto recibes mensualmente (ingresos) y todos tus gastos mensuales como son renta, pago de servicios, colegiaturas, alimentos, etc.

Haz una resta simple entre lo que ganas y lo que gastas; el resultado será tu capacidad de ahorro. Lo recomendable es que posteriormente lo inviertas para hacerlo crecer.

Evita gastos hormiga

Estos gastos, aparentemente insignificantes, te pueden dejar sin liquidez, algunos ejemplos son: Comprar más de un café al día, almorzar todos los días fuera de casa, consumir electricidad en habitaciones en donde no estás y algo importante es el pago de servicios de plataformas digitales como, Amazon Prime, HBO, Uber, Cabify, Spotify y Apple Music.

Reduce deuda

Haz un plan de pagos de todas las deudas que tengas con bancos y hasta los de la tanda. Elimina en tu bolsillo presión financiera.

No hagas compras de pánico

La incertidumbre por el Covid-19 ha provocado las compras de pánico en tiendas de supermercados y tiendas online.

¿Cuánto ahorro?

Depende de tus objetivos, pero los especialistas recomiendan que sea al menos 10% de tus ingresos mensuales.

Invierte

Capacítate sobre inversiones. Si ya iniciaste este camino de invertir tu dinero, lo que tienes que hacer es capacitarte. Toma cursos de economía y finanzas. Aprende a hacer un presupuesto, organiza tus finanzas. No solo es comprar, antes de ello, debemos aprender a ganar el dinero.

 

Mayo-junio 2020