La Universidad de Viena preguntó a empresarios de diferentes países ¿cuál es la intención de crear una empresa? En Latinoamérica la respuesta del 100% fue generar ganancias, en Europa fue del 70% y solamente del 10% en Japón; el 90% restante opinó que lo que se debe generar es un beneficio a la sociedad.

La Comisión de Seguridad y Justicia de COPARMEX Metropolitano lleva a cabo el Seminario Internacional Prevención del Delito.

Expertos en materia de seguridad provenientes de Colombia, Ecuador, Perú, Honduras, Venezuela y México se dieron cita el pasado 23 de marzo en el Hotel Crowne Plaza de Tlalnepantla.

La prevención del delito es una de las variantes de la seguridad pública que atiende y combate el fenómeno social de la delincuencia, ya que se presenta como una amenaza importante que constituye una barrera para el desarrollo social, económico y político de cualquier país. En esta era global es de vital importancia la colaboración internacional y el intercambio de experiencias en materia de justicia penal y prevención del delito a fin de salvaguardar la integridad, el derecho de las personas, preservar el orden y la paz; con este fin se llevó a cabo el Seminario Internacional Prevención del Delito organizado por la Comisión de Seguridad y Justicia de COPARMEX Metropolitano, el cual contó con la presencia de ponentes internacionales, integrantes de la Organización Mundial SWAT.

Erick Cuenca Gurrola, Presidente de la Comisión de Seguridad de Justicia, fue el primero en tomar el micrófono para destacar que la responsabilidad en la prevención del delito inicia de manera personal y debe llevarse a cabo día a día ya que se trata de tomar medidas y acciones con la intención de evitar conductas o comportamientos que puedan dañar a una o varias personas. Debido a que “todos estamos en riesgo” es necesario saber cuál es el protocolo del delincuente desde la selección, identificación, vigilancia del blanco, así como de puntos rojo como accesos y salidas; todo a fin de estar prevenidos puesto que Cuenca asegura que por otra parte el protocolo de seguridad de la víctima es nulo. Así mismo, resaltó que es de vital importancia ser sensibles, estar informados y colaborar en nuestro entorno social y laboral.  “Si no estamos conscientes y sensibles nunca vamos a prevenir y es importante hacer análisis de riesgo en todos los rubros empezando por nosotros”. Observar el entorno, conocer nuestras capacidades, disminución de impacto delictivo, reacción, análisis y aprendizaje son puntos que siempre deben estar presentes para nuestra seguridad.

El Capitán Marco Heredia, Director de Ranger SWAT Ecuador y de la Escuela Latinoamericana de Seguridad, mencionó que la cultura de prevención es una problemática a nivel Latinoamérica ya que “somos en exceso confiados, rutinarios y abstraídos por la tecnología. La gente no sabe cuidarse”, además, de que al vivir en un mundo donde la tecnología ayuda al hacer un poco más fácil la vida también globaliza la delincuencia. Otro problema que resalta es que generalmente se desconoce en sí qué es la seguridad ya que se asocia con un externo: arma, policía o guardia. “La concepción de seguridad total es una utopía, no existe, ya que todo implica riesgo en mayor o menor grado” afirma, por lo que la cultura de la seguridad, debe ser un hábito ciudadano, personal y empresarial. En su opinión el observar, analizar y controlar el entorno es la clave para desarrollar una buena conciencia de la seguridad a fin de detectar a tiempo las amenazas que podrían derivar en una condición de riesgo- daño- perdida.  El Capitán Heredia, habló también sobre la teoría de los tres anillos de la seguridad, es decir la distancia que una persona debe mantener de otros dependiendo la situación: El interno de 1.5 metros, permisible para las personas cercanas. De 1.5 a 5, la distancia media para ubicar, controlar y reaccionar; y el tercero de más de 5 metros para controles visuales aleatorio, recordando siempre el no asumir riesgos innecesarios.

Por su parte el Mayor Nelson Zambrano, Director de la Academia SWAT en Colombia,  se centró en el tema del secuestro en su país, enumerando las principales causas como las crisis económicas, el desempleo masivo o el retraso técnico. El secuestro de bienes o mascotas, extorsivo, el simple que se genera en sectores socioeconómicos bajos con fines de trabajo como servidumbre, el virtual realizado por redes sociales o el robo de datos, autosecuestro, secuestro exprés y extorsión telefónica son los tipos de delito que se presentan en Colombia siendo los dos últimos los más comunes desde hace 10 años. “Se dice que los extorsionistas telefónicos llegan a hacer hasta 7,000 llamadas en un mes para ver a quién pueden extorsionar mediante intimidación”, afirmó, y aclaró que actualmente hay una pronta reacción por parte de las autoridades en cuanto a los medios electrónicos por lo cual la extorsión telefónica ha disminuido, aunque reconoce que la delincuencia crece con impunidad en gran parte ya que la gente no denuncia por miedo a represalias.

La crisis política y económica de un país incide directamente en la seguridad como es el caso de Venezuela donde esta condición ha derivado a una inflación del 1.300,000 % anual, caso inédito en la historia. El Dr. Jorge Suarez, explicó cómo este proceso ha generado diferentes sistemas de seguridad y políticas de prevención, muchas nacidas en las comunidades. La diáspora de un tercio del país (se habla de 10 millones), la crisis alimentaria y sueldos mínimos mensuales de 15 dólares han generado saqueos, robos, delincuencia e inseguridad dentro y fuera de sus fronteras. “Es una situación complicada y delicada al tratar de frenar lo que se ha llevado a cabo por gente que se encuentra en la desesperación económica y la seguridad no da abasto” dice, por lo cual la sociedad ha generado nuevos sistemas de seguridad y prevención comunitaria con colectivos vecinales a falta de política de estado. Asegura que empresas privadas apoyan también en este problema, pero reconoce que un gran sector tiene la visión de lucrar, por lo que es necesario un cambio de actitud por parte de empresarios para con su gente a quienes deben de dejar de ver como un recurso “debe haber un cambio tanto en altos mandos como en el personal para que se vea un beneficio tangible”.

Para Jorge Suárez, la actual situación de inseguridad en Venezuela se ha volcado a su favor, convirtiéndola en fortaleza, pero advierte que ningún país se debe permitir llegar a ese grado para generar respuestas. “Si se toman las medidas correctas se contrarresta la inseguridad. El trabajo es arduo y tiene que venir desde el gobierno para que baje a la sociedad y alcance al sector privado. No hay que esperar a que sea una obligación como en el caso de Venezuela”, finalizó.

 

Mayo-junio 2019