Según Gartner, este año las empresas están invirtiendo US$ 96,000 millones en ciberseguridad y el mercado crece a una tasa de 8% anual.

Por Manuel Patiño

La novedad y urgencia del desarrollo del sector de la ciberseguridad no pasa desapercibida. Muchos negocios despegaron bajo esta bandera y el resultado es una competencia reñida.

“Ninguna empresa controla más del 10% de participación de mercado en esta industria”, reveló Jeff Samuels, vicepresidente de marketing de seguridad de Cisco.

De hecho los más grandes jugadores en el tablero (IBM, Cisco, Symantec y Checkpoint) solo se reparten el 30% de la torta.

Empresas como McAfee o Kaspersky y varias más entran en el segundo grupo de otro 30%, y el 40% restante se lo dividen las compañías más pequeñas.

El negocio es grande
Según Gartner, este año las empresas están invirtiendo US$ 96,000 millones en ciberseguridad y el mercado crece a una tasa de 8% anual.

No obstante, la abundante oferta de ‘vendors’ (compañías del rubro) puede que genere un percance entre sus clientes.

La dificultad se encuentra en la comunicación. Es común encontrar empresas que hayan contratado 50 vendors para administrar la seguridad del negocio.

Probablemente el vendor X se encargue de supervisar la red, el vendor Y observe los puntos de salida, y otro Z monitoree el comportamiento de los usuarios. ¿Pero qué sucede si no pueden comunicarse entre sí? ¿La protección realmente es efectiva?, advierte Samuels.

La solución, por supuesto, no es comprarle a una sola empresa, sino buscar la integración total de los sistemas de seguridad que ofrecen los vendors.

Marzo-abril 2018