• 14 septiembre, 2020
  • Asume

Más de 2 mil 200 trabajadores dedicados a la seguridad privada están en “riesgo” de perder su empleo, ya que las 385 empresas que operan en Quintana Roo tendrán que realizar recortes para equilibrar el incremento de hasta un 33 por ciento en sus gastos de operación, así como superar las pérdidas de un 25 por ciento que llevan hasta ahora.

Así lo dio a conocer la Agrupación de Seguridad Unidas por México (ASUME). En la entidad 10 mil elementos operativos se reincorporaron a las empresas que se reactivaron en la entidad este primero de junio, pero se espera que al menos el 22 por ciento de ellos sea liquidado en las siguientes semanas, para que las empresas locales puedan sobrevivir.

El 90 por ciento de esos empleos que se podrían perder se encuentran en Cancún, Playa del Carmen y Tulum

Al menos la mitad de las empresas dedicadas a la seguridad privada son contratadas para cuidar inmuebles o instalaciones comerciales, y son las que más han sido afectadas por esta contingencia sanitaria. Por esta razón, y debido a la escasa capacitación que requieren, sus trabajadores son el grupo más vulnerable ante esta situación y los más prescindibles.

Por su parte, aquellos negocios dedicados al traslado y custodio de valores, traslado y protección de personas, vigilancia con canes, operación de equipo y sistemas electrónicos, así como investigación para proporcionar informes sobre antecedentes o actividades de personas son las que menos han resentido la pérdida de clientes.

Y debido a que sus empleados requieren una capacitación especializada, existe una mayor probabilidad de que mantengan su empleo.

La ASUME afirma que el destino de estas empresas de seguridad privada está fuertemente vinculado al de las empresas que los contratan. Ésta es otra de las razones por la que su recuperación tardará al menos dos años, pues en las últimas fechas perdieron al menos el 30 por ciento de sus clientes debido a que dichos negocios también quebraron.

 

Septiembre-octubre 2020