Xavier Orendáin dice que están dispuestos a coadyuvar y cooperar en labores que competen exclusivamente a las autoridades.

El sector comercio de Guadalajara pidió a las autoridades estatales y municipales que no evadan su responsabilidad de brindar seguridad a los ciudadanos.

Xavier Orendáin de Obeso, presidente de la Cámara de Comercio de Guadalajara, admitió que están dispuestos a coadyuvar y cooperar en estas labores que competen exclusivamente a las autoridades.

“En todas las charlas que hemos tenido, hemos dejado eso claro, no se puede sustituir bajo ninguna circunstancia la obligación del gobierno de parte de manos privadas”

“Por supuesto que en algunos puntos el comercio está dispuesto a colocar guardias, a valorar esos puntos donde debe haber guardias armados y dónde no, pero sin que esto sustituya la responsabilidad del gobierno de darnos seguridad”.

Desde el año pasado tanto el sector comercio mantuvo acuerdos tanto con el coordinador de Seguridad, Macedonio Tamez, como con los alcaldes metropolitanos antes de que cambiaran sus reglamentos de comercio.

“Algunos municipios modificaron su reglamento de comercio y ya se plantea la exigencia de que existan guardias dependiendo los giros comerciales sobre todo aquellos que tienen la venta de vinos y licores”.

Orendáin agregó que por parte del Congreso también existe una iniciativa para que sea una obligación la presencia de guardias armados en las plazas comerciales.

“Aquí hemos visto que la homologación es muy importante y que la violencia no se combate con más violencia. Vimos con mucha pena que el fin de semana, en una tienda de autoservicio grande, un guardia armado por accidente dispara su arma,  muere la persona que fue baleada.  Nuestra apuesta sería a la tecnología, creemos que las cámaras con reconocimiento fácil, la colocación de iluminación en los establecimientos comerciales pudiera ser más efectivo que el colocar guardias armados, hay mucha carencia en la capacitación de guardias armados”, precisó.

Reiteró que el sector comercio organizado se suma a propiciar un mejor entorno de seguridad, pero la discusión debe ser más profunda y no solamente estar basado en guardias con armas.

La responsabilidad de la seguridad es del gobierno, sin embargo la corresponsabilidad de un entorno de paz es de todos. Lo que tengo claro es que hay la absoluta convicción e apoyo y de corresponsabilidad y creemos que no solamente se logra por decreto sino entendido muy bien la problemática.

 

Noviembre-diciembre 2019