El sector de seguridad privada en el país espera que haya un repunte de entre el 10 y el 15% a lo largo de los meses de mayo y junio en la comisión de delitos derivado de la pandemia por el COVID-19 y del incremento en el desempleo a nivel nacional.

Armando Zúñiga Salinas, presidente de la Agrupaciones de Seguridad Unidad por México aseguro que ya se ha visto un repunte en delitos como es el robo de mercancía, pero además se espera que algunos otros como el narco menudeo, la extorsión telefónica, el cobro de derecho de piso, el secuestro y el intento de saqueos.

Aseguro que estas condiciones ya se han presentado principalmente en tiendas de conveniencia, pero la situación puede agravarse conforme pasan los días de confinamiento y la reducción en los ingresos de la población.

A esto hay que sufre sumar la condición de las liberaciones anticipadas de presos, en donde no todos los casos se tiene la certeza de que haya un ejercicio de readaptación social.

En el caso de las empresas de seguridad privada, la pandemia ha sido particularmente dañina pues al momento se estima que han disminuido el personal operativo hasta en un 20% ya que empresa es que cerraron sus actividades por no considerar las esenciales han prescindido también de la contratación de servicios de guardias, escoltas y resguardo de mercancías.

El presidente de asume que seguro que al momento el 95% de las empresas cuenta con servicios de seguridad privada, principalmente guardias de seguridad pero además cámaras, alarmas, instalación de servicios de GPS y blindaje.

Entre los delitos que afectan de manera más considerable a la iniciativa privada están el robo a carretera, el robo escalonado o robo hormiga y la extorsión.

Mayo-junio 2020