La mañana del 19 de septiembre de 1985, a las 07:19, la ciudad de México de despertó con un violento terremoto que acabó con la vida de miles de personas y destruyó cientos de edificios. A 30 años de la tragedia, los capitalinos aún recuerdan ese momento.

Durante el siglo XX, en nuestro país se registraron más de 200 sismos que superan los 6 grados en la escala de Richter, el de 1985 fue el más destructivo de todos, aunque no el de mayor magnitud, ese ocurrió el 3 de junio de 1932 en las costas de Colima. Alcanzó los 8.2 grados y provocó un enorme tsunami.

El terremoto del 19 de septiembre de 1985 fue segundo de mayor magnitud en el siglo pasado y dejó más de 10 mil muertos, según las cifras oficiales, aunque la Coordinadora Única de Damnificados, asegura que fueron 45 mil.

Las imágenes del terremoto del 85 persisten en la memoria: la cara de Lourdes Guerrero tratando de mantener la calma frente a las cámaras de televisión, las ruinas del Hotel Regis, del multifamiliar Juárez, o las instalaciones de Televisa y del Hospital General, o los miles de ciudadanos que se volcaron a las calles a tratar de ayudar. Para la posteridad queda la crónica del periodista Jacobo Zabludovsky que desde su coche narró, con sorpresa y consternación, lo que fue encontrando a su paso.

Las delegaciones Cuauhtémoc, Venustiano Carranza, Benito Juárez y Gustavo A. Madero concentraron el 80% de los daños materiales: 366 edificios se derrumbaron por completo. Todos los que vivieron el terremoto del 85 quedaron marcados para siempre.

El sismo de 1985 marcó un antes y un después para México: súbitamente se conoció el valor y solidaridad de la población, que supo hacerse cargo de la situación ante las autoridades estupefactas y rebasadas desde el primer momento.

Para rendir homenaje a las víctimas del sismo y en conmemoración de los 30 años del gran terremoto el pasado 19 de septiembre se realizó, en la ciudad de México y a nivel nacional, el Mega Simulacro 2015. A las 11: 30 de la mañana se hizo sonar la alarma sísmica al interior de distintos edificios, además, en el Distrito Federal más de 8 mil cámaras de vigilancia la transmitieron a través de sus altavoces.

Este simulacro se realizó con la intención de medir las fuerzas de protección civil, el nivel de respuesta de la población y hacer consciencia sobre la prevención. El jefe de Gobierno capitalino, Miguel Ángel Mancera, agradeció la participación de los ciudadanos y aseguró que participaron 6 millones de personas.

El coordinador nacional de Protección Civil, Luis Felipe Puente, informó también que a las 11:50 de la mañana, como parte del simulacro, se instaló el Comité Nacional de Emergencias en el Centro Nacional de Desastres y que en el Distrito Federal se desplegaron 13 mil 700 elementos de diferentes corporaciones, de Protección Civil, Bomberos, Cruz Roja y Policía, entre otros.

Quizá la mayor enseñanza de esta tragedia radica en las medidas de protección civil que se han adoptado y en la conciencia que ha permeado en la gente. Desde esa mañana de septiembre todos los que vivimos el terremoto estamos consientes de que todo, absolutamente todo, puede cambiar en sólo dos minutos.