Ante el incremento de casos confirmados de COVID-19 en México, la Secretaría de Salud ha comenzado a poner manos a la obra para evitar, en la mayor medida de lo posible, que la curva epidemiológica del coronavirus sea lo más alta posible. Para ello, ha ordenado que los niños se ausenten de las escuelas durante un mes, y los trabajadores que puedan se vayan a hacer ‘home office’ (trabajen desde casa).

Sabemos que en México, como en otros países, no es tan común trabajar desde casa, ya que genera incertidumbre sobre la productividad y el adecuado seguimiento del trabajo. Sin embargo, según datos de la Confederación Patronal de la República Mexicana (COPARMEX), el home office puede aumentar hasta 28% la productividad.

Por lo que otorgar esa facilidad a tus colaboradores, no solo aporta a la cultura de prevención, sino que será una buena oportunidad para que tu equipo dé el salto a esa forma de trabajo que se está posicionando en el mundo.

1.- Realiza tu rutina como habitualmente lo haces

Considera que tu reloj biológico ya tiene una hora determinada para dormir y que si lo cambias, te va a costar trabajo volver a ‘activarlo’ cuando tengas que regresar a la oficina. Levantándote a la hora a la que siempre lo haces te hace ser productivo desde temprano, algo que seguramente te hará acabar tu trabajo en tiempo y forma.

2.- No trabajes en un espacio donde descanses

Trabajar en la cama o el sillón es una maravilla, pero si lo haces continuamente puede que le tomes más cariño a la comodidad que al desempeño.

3.- Toma pequeños descansos durante el día

Estar todo el día sentando frente a un monitor es cansado y estresante, sobre todo cuando eres la única persona en casa que está en esa situación. Pero eso no quiere decir que tengas que pasar tus ocho horas laborales así, tómate pequeñas pausas para estirarte, recostarte un poco, ir por algo de agua, salir a la tienda, etc. Tu mente te lo agradecerá.

4.- Sigue hablando con personas para no sentirte aislado/a

No tiene que ser necesariamente un amigo de la oficina, puede ser tu mejor amigo que igual y está en la misma situación que tú, encerrado en casa y sintiéndose solito.

5.- Ten un espacio de trabajo amplio y una silla cómoda

Si vas a invertir varias horas diarias en estar en un espacio de tu casa, al menos trata de que sea lo más cómodo posible. Eso o pasa una hora de tu vida de malas y saboteando tu trabajo porque nomás no te acomodas a la hora de chambear.

6.- Utiliza las herramientas tecnológicas adecuadas

Hoy en día existen muchas plataformas y software en línea que pueden ayudarte con el seguimiento y la creación de un ritmo de trabajo productivo. Para realizar reuniones o llamadas de seguimiento puedes usar  meet.google.com. Todos los días cada área de la empresa tiene una reunión con su líder, de no más de 15 min, para hacer un chequeo diario del flow de trabajo y medir el rendimiento del equipo, así como solucionar cuellos de botella.

Para hacer seguimiento a proyectos y el trabajo constante del área usamos Asana y Slack. De esta manera si alguien necesita de otra área o compañero para seguir adelante con su proyecto, está a un mensaje por Slack o a una tarea asignada por Asana.

7.- No uses pijama para trabajar

O al menos trata de no hacerlo todo el tiempo. Trabajar en pijama es cómodo, pero nada como darse un baño y vestirse de manera casual (tampoco te vayas a poner el saco y la corbata). Ya si de plano eres de los que ama trabajar así, al menos báñate antes de ponértela durante el día.

8.- Invierte el tiempo que te haces a la oficina para leer en tu camita o ver alguna serie

La gente en México, sobre todo en la CDMX, llega a pasar hasta tres horas de su vida atrapada en el tráfico. Ahora que te tendrás que ahorrar esos minutos nada placenteros, úsalos para leer un poco o echarte un capítulo de esa serie que nomás no te da tiempo ver (sólo no te vayas a picar y uses tu tiempo del trabajo para ver los episodios que te faltan).

Mayo-junio 2020