Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en email
Compartir en whatsapp

7 CONSEJOS PARA AHORRAR EN PAREJA Y HACER LA DIFERENCIA

Guardar dinero para alcanzar un objetivo en común no es tan difícil, pero requiere de reglas claras y confianza en el otro.

Cambiar el auto, hacer arreglos en la casa o programar unas vacaciones soñadas son solo algunos de los motivos para empezar a ahorrar dinero con tu pareja. Y aunque hacerlo no es difícil, hay que tener en cuenta que no es lo mismo que hacerlo solo. Por un lado, de esperar que tus ahorros crezcan más rápido. Pero, por el otro, hay que ejercitar la confianza y posiblemente establecer algunas reglas básicas. Aquí algunos consejos para empezar.

FIJAR JUNTOS UN OBJETIVO

Establecer un objetivo puede ayudarte a ahorrar más rápido, ya que te da algo a lo que aspirar. Tanto si necesitás una cantidad determinada para cambiar el auto o si solo querés rellenar un fondo de emergencia, decidan juntos para qué quieren ahorrar.

PLANIFICAR CÓMO VAS A AHORRAR

Vale la pena que sentarse juntos y decidir cómo harán para ahorrar. ¿Los dos van a aportar la misma cantidad a una caja de ahorros en común cada mes? ¿Pondrá más dinero el que gana más dinero en la pareja?

PONER UN PLAZO

Hay que pensar también en cuándo se quiere alcanzar tu objetivo de ahorro. ¿Hay algún plazo concreto para el que necesites el dinero ahorrado? En ese caso habrá que recurrir a la calculadora y revisar si el objetivo es posible y razonable. Además hay que tener presente en qué momento se apartará la plata destinada al ahorro. Lo ideal es hacerlo en cuanto se cobra.

ESTABLECER LAS REGLAS DE USO

Hay ocasiones en que alguno de los dos se ve tentado de usar la plata de la cuenta de ahorros. Por eso hay que ponerse de acuerdo si hacerlo está permitido o no. Y, en último caso, definir reglas claras sobre en qué se puede usar. Evitarás discusiones en el futuro.

CONTROLAR LOS AHORROS

Revisar periódicamente los progresos con respecto a su objetivo ayudará a mantener el rumbo. Podrás ver cuánto más se necesita para alcanzar el objetivo y detectar cualquier problema.

FIJAR HITOS

Establecer metas intermedias sirve para mantener el rumbo. Además, se pueden establecer “premios” para cuando se llegue a cada una de ellas. Por ejemplo, una salida a comer cuando se llega a los primeros u$s 1000.

MANTENERSE ALERTAS

Si las cosas no van según lo previsto, revisá tus finanzas. Puede que te des cuenta de que estás gastando más de la cuenta en el supermercado o de que hay gastos que no habías incluido en tu presupuesto inicial. Esto puede ayudarte a entender por qué no estás ahorrando tanto como te gustaría, y poner de relieve las áreas en las que podrías hacer más cambios.

Contáctanos

    Nombre (requerido)

    Teléfono (requerido)

    Correo electrónico (requerido)

    Mensaje