Ante el incremento delictivo en país y a fin de proteger los sectores productivos económicos, desde enero del 2018 se creó un grupo especializado dentro de la Policía Federal, en la división de Gendarmería, con capacidad de planear y coordinar conjuntamente con los tres órdenes de gobierno a fin de proteger los eslabones de la cadena de suministro o Ciclos Productivos. Por lo que conocer y aplicar el estándar internacional ISO 28000 -un Sistema de Gestión de la Seguridad en la Cadena de Suministro cuyo objetivo es identificar las vulnerabilidades y riesgos en los procesos críticos en una cadena de suministro- es de suma importancia. Esta norma establece la obligatoriedad de considerar las probabilidades de cualquier evento de riesgo y amenazas que afecten la infraestructura y continuidad de las operaciones y funcionamiento de una organización desde operacionales hasta climatológicos.

El enfoque central es crear en México un grupo dentro de la Policía Federal, ahora Guardia Nacional, que tenga amplios conocimientos en materia de programas de certificación como es el caso de CTPAT y Operador Económico Autorizado basado en la norma ISO 28000 con el objetivo de apoyar a las empresas a fortalecer sus procesos internos conforme la norma y así repliquen este modelo en el resto de la cadena logística, especialmente proveedores críticos como es el caso de empresas de transporte de carga, agencias aduanales, operadores logísticos y empresas de seguridad privada, entre otros. La norma ISO 28000, fue creada en el 2007 y México fue el primero en adoptarla para aplicarla en un contexto policía por lo que a partir de 2018 se crea el Diplomado en Protección a Ciclos Productivos de la División de Gendarmería con el objetivo de homologar criterios entre autoridad e industria, con elementos formados como auditores de seguridad en cadena de suministro.

Eduardo Hernández Ruíz, Director del Consejo de Cadena de Suministros, durante su participación en la quinta edición de dicho diplomado, el pasado viernes 22 de febrero, comentó que en materia de seguridad privada no existe homologación de la norma por lo que propone generar un sistema de comunicación, una base de datos en tiempo real (que hoy  día  no existe),  que cuente con la información real de certificaciones y permisos federales y estatales de las empresas para su fácil y rápida consulta ante las auditorías realizadas por los expertos ya que en el caso de México el auditor “va con lo que cree”, comenta. Además de que las empresas de  seguridad  privada  puedan lograr, cumpliendo  todos los  requerimientos que establece el SAT en materia de seguridad  y logística, su propio certificado de  socio  comercial acreditado, para así poder ingresar a la cadena logística certificada como operador autorizado CTPAT con el fin de que empresas contraten a otras de seguridad privada legalmente autorizadas pues al contratar a aquellas que no cumplen con regulaciones se es parte del problema, así mismo mencionó que otros sectores como el de tecnologías tampoco cuentan con criterios homologados en el área de instalación de equipos.

La industria debe condicionar a que las empresas presenten los certificados para así tener el mayor beneficio, muchas que cuentan con registro están contratando empresas de seguridad que no lo tienen pues la percepción de muchos sobre la seguridad privada se limita a funciones mínimas que “no ameritan una mayor inversión”, por lo que es necesario que coincidan criterios que empaten seguridad privada, autoridades e industria para erradicar la problemática pues “respecto a que el  sector de  la  seguridad  no tiene ninguna  relación con la  cadena logística, es mentira”, finalizó.

 

Marzo-abril 2019