La recuperación de la economía mexicana a niveles pre-pandemia podría tardar entre dos y tres años, de mantenerse una tendencia positiva, refirió Gabriel Yorio, subsecretario de Hacienda.

La recuperación de la economía mexicana a niveles pre-pandemia podría tardar entre dos y tres años, de mantenerse una tendencia positiva, refirió Gabriel Yorio, subsecretario de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

Durante su participación en un foro organizado por LatinFinance, el subsecretario de Hacienda reiteró que la recuperación de la economía dependerá de la contención que se haga de la pandemia, así como de las vacunas.

Refirió que existen “signos de recuperación en muchas de las variables económicas” y retomó el dato que dio a conocer el miércoles el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) sobre que la economía decreció, preliminarmente, 6.9% en su comparación anual en septiembre, mientras que en agosto el dato fue de 7.9 por ciento.

Con ello, agregó, en el tercer trimestre “viene mejor de lo esperado” ya que el Producto Interno Bruto (PIB) registraría una caída anual de 8.2%, menor a la caída que se registró en el trimestre previo.

“Ya tenemos un tercer trimestre que está reflejando una recuperación clara”, aseguró.

Respecto a la deuda, Yorio acotó que si bien se mantiene aún en niveles altos por la caída de la economía y la depreciación del peso, ésta aún es manejable y no da señales de riesgo.

Apuntó que, en el caso de México, la opción de usar deuda para afrontar la crisis económica actual no es viable debido a que, de acuerdo con la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria, los recursos que se obtengan de contraer deuda se deben destinar a proyectos de inversión. “(Esto) nos pone una camisa de fuerza”.

A diferencia de otros países, en donde los apoyos fiscales por parte del gobierno alcanzaron hasta 30% del PIB, México implementó un paquete de ayudas mucho menor, lo que Yorio explicó está en línea para mantener los niveles de deuda.

De acuerdo con el subsecretario, de haber aplicado estímulos similares a los de otros países, el costo financiero de la deuda se hubiera incrementado significativamente entre 200,000 y 300,000 millones de pesos.

 

 

Septiembre-octubre 2020