En los últimos tres años se han elevado en 600% los ciberataques a centros de salud a escala mundial. Así lo reveló Cristian García, gerente de operaciones e infraestructura TI en Rayern Salud, quien explicó a El Peruano que el caso más grave ocurrió en el 2017 con Wannacry, un ransomware que afectó a más de 230,000 computadoras de entidades, incluyendo hospitales.

“Las regiones con alto riesgo son, precisamente, las que tienen mayor desarrollo tecnológico y más acceso a la conectividad. Esta es una consecuencia de la era digital. En el Perú existe y seguirá existiendo el riesgo de vulneraciones y ciberataques”, afirmó.

Según Eset, el 2017 hubo 60 millones de ataques en línea en Latinoamérica. Esta cifra podría triplicarse para fines de este año.

“En Chile, Wannacry no vulneró centros de salud debido a que en el 2016 las firmas chilenas de tecnología invirtieron 187 millones de dólares en ciberseguridad. De allí en adelante, el crecimiento de esa inversión ha sido sostenido, entre 4% y 5%”, agregó García.

Medidas de prevención

“Cualquier robo de información personal es muy delicado, más aún cuando hablamos de información sensible, como son los datos de salud. Por ejemplo, pensemos en un paciente con un mai terminal que necesita solicitar un crédito para pagar su tratamiento y se filtra su historial clínico. La entidad bancaria recibe esa información y no le da el crédito. ¿Cómo podrá pagar su tratamiento? También nos podemos encontrar con casos de extorsión por acceso a información delicada”, manifestó.

Para enfrentar un ciberataque es necesario tener proveedores tecnológicos experimentados, añadió. “Siempre deben preguntar por sus certificaciones, su inversión en ciberseguridad y si es que tienen personal especializado en ello”, dijo. Pero la responsabilidad también está en los médicos, el personal del centro de salud y los pacientes. No hay que compartir las contraseñas, alojar información privada en redes sociales o imprimir datos delicados.

También es necesario conectarse desde redes wifi privadas para evitar ser víctima de estafas online. Las conexiones a internet de parques y otros lugares públicos generan riesgos de ciberseguridad.

Noviembre-diciembre 2018